El lobo-hombre que aulló en el Coliseo

El Ideal Gallego-2016-10-20-036-de7b6958
|

El crítico Nonito Pereira se queda perplejo cuando hace cuentas y se sitúa hace 25 años en el Coliseo, siendo uno más entre el mogollón que hoy todavía recuerda como los de Rafa hicieron aullar con fuerza a aquel lobo-hombre que cambió París por A Coruña y les brindó un disco de éxitos. Y es que el multiusos recién estrenado se vistió entonces de lleno para saludar a La Unión, que estaba en plena pomada y eligió al bloque que mira a Lavedra para pasear “Tentación” por el resto del mundo y ponerle toque 981. 
Gracias al LP, la cita quedó tatuada para la historia y con ella, toda una muchedumbre desgañitándose con aquella que pedía “más y más”. La banda no defraudó y como dice la canción, los madrileños hicieron del público lo que quisieron. Pereira señala que fue apoteósico y que estuvieron “muy cariñosos con la ciudad”. El experto asegura que en la decisión de ubicar aquí la grabación tuvo que ver el mánager por ser un sitio nuevo y “muy adecuado”. Al que más ilusión le hizo fue al bajista Luis por ser de Ferrol, pero los tres acabaron “encantados con la repercusión porque el trabajo funcionó” y aunque el público pudo degustarlos la semana pasada en la sala Pelícano y es raro el año que no se dejen ver por la ciudad, los más de 12.000 que se juntaron aquel sábado aumentaron la leyenda con sus anécdotas del día que pasaron “al este del edén”. 
Cuentan las crónicas que el evento se retrasó 20 minutos por eso de poner a punto los medios para que el sonido entrase limpio. Añaden que la mayoría de los que abarrotaron la pista tenían entre 15 y 20 años y que La Unión les hizo temblar a golpe de hits. Era su segunda vez en el terruño, la primera sin ser apenas conocidos y junto al audio, también se grabó un vídeo de lo hecho esa noche. 
Con su parada en A Coruña, La Unión sumó 50 conciertos para continuar arrasando por Méjico y Venezuela. En concreto, El Ideal Gallego apuntó que lo que se vivió en el Coliseo fue “el resultado final de experiencias, vivencias y un largo proceso de aprendizaje que se inició hace años con su primer LP ‘Mil siluetas’”. Después llegarían “El maldito viento”, “4X4”, “Vivir al este del Edén” y “Tentación”, que salió en la primavera de 1992, el mismo año en el que se encendió la antorcha olímpica en Barcelona. Hasta 200.000 copias preveían editar los que presumen de ser una piña. La llamada del hombre-lobo también surtió efecto por el precio económico de las entradas y a la de “Ella es un volcán”, le siguieron desmayos, ahogos e incluso torceduras de tobillos por el “continuo movimiento” al que se sometió la marea. Hasta cuatro abandonaron el recinto en camilla. n

El lobo-hombre que aulló en el Coliseo