A noventa minutos de 1ª

Deporte Campeón-2019-06-21-002-76c4a57a

El Depor se pone por delante en la eliminatoria y defenderá un 2-0 en Palma de Mallorca donde, de marcar un gol, obligará a los baleares a hacer nada menos que cuatro.

La única novedad, más esperada para esta eliminatoria que para la precedente, fue la alineación de Quique en la punta de lanza, relegando a Borja Valle a la suplencia. Los dos contendientes saltaron al terreno de juego con los onces ‘de gala’, o al menos con la base de lo que vienen siendo las últimas jornadas.

Como ante el Málaga, el equipo coruñés comenzó atacando hacia la meta de general y lo hizo a los pocos segundos del inicio del choque, con un robo de balón y una transición rápida. Toda una declaración de intenciones. El Mallorca respondió rápido con una jugada en la que, después de perder la pelota, cerró la acción con una falta. También, intenciones claras.

Los dos equipos saltaban al arranque del encuentro con personalidad y con fuerza, los baleares sin complejo alguno. A los siete minutos Somma tenía que mandar la pelota a córner ante la insistencia atacante de los mallorquines. De hecho, los primeros compases, aunque los visitantes no concretaban, eran de dominio bermellón, con faltas rondando la frontal del área deportivista, jugando en el campo del Depor y finalizando varias acciones con remates a puerta que se perdían por la línea de fondo.

Equilibrio
Superados los diez primeros minutos el cuadro de Martí equilibró las fuerzas y comenzó un intercambio de jugadas de ataque. A los 16 llegaba la ocasión más clara del partido, para los coruñeses. Eneko Bóveda se llevaba a su par y centraba para que Carlos Fernández la mandase fuera por muy poco mientras Riazor casi cantaba el gol.

Después de esa jugada, ambas escuadras volvieron a competir en la parcela ancha hasta que el cuadro deportivista apretó con dos córners consecutivos.

El Depor volvía a inclinar la balanza del partido hacia su plato y el Mallorca comenzaba a buscar contras de manera descarada después de ‘aguantar’ los primeros envites del encuentro con ambas porterías a cero, inmaculadas.

Superada la media hora del choque los blanquiazules seguían intentando llegar a la meta de Reina y el Mallorca trataba de controlar más a los de Martí y finalizar sus jugadas de la mejor manera posible, pero eran los locales los que se acercaban con más peligro a la meta rival. Sin embargo, a los 33 minutos Raíllo cabeceaba sin oposición a saque de esquina y demostraba a la parroquia gallega que la relajación no es buena compañera.

Golazo de Fede y lesión
Entonces, a los 37 minutos, apareció Fede Cartabia para lanzar una falta desde la derecha del área y ‘la clavó’ por toda la escuadra con su mágica pierna zurda. Riazor estallaba. 1-0.

En la siguiente jugada, Álex Bergantiños recibía una entrada criminal de Pedraza, reventándole literalmente la boca con los tacos. Álex tenía que salir del terreno de juego y el mallorquín era amonestado con tarjeta roja. A partir de ahí el partido se calentaba. No era el único Bergantiños en tener que abandonar el campo. Somma dejaba su lugar a David Simón (Eneko pasaba a la posición de central) y el Depor hacía dos cambios antes del descanso. Un ansiado descanso para apaciguar los ánimos y planear bien la segunda parte.

Un partido nuevo
Se reanudaba el envite con un escenario nuevo. El Depor salió a dominar el choque, sin precipitarse, y el Mallorca formó con un 1-4-4-1 al tener un futbolista menos.

El dominio era absoluto de los locales mientras que el cuadro balear se defendía con uñas y dientes ante la presión blanquiazul. No obstante el cansancio era evidente en los dos conjuntos porque a estas alturas de competición las fuerzas son justas.

El Mallorca intentaba perder todo el tiempo posible frenando el partido con faltas y acciones de todo tipo. Era lógico. Mientras, el Depor intentaba mover el balón para que los mallorquines se cansasen más. Para ellos, con diez, un 1-0 era un buen resultado.

Fede Cartabia disparaba desde lejos cuando se cumplía la media hora pero atajaba Reina. Respondía el Mallorca cinco minutos después con un  cabezazo que detenía Dani Giménez. Pedro volvía a ensayar desde fuera del área a los 70 minutos. El Depor se iba acercando aunque el partido estaba trabado por la forma de jugar de los mallorquines y Reina conseguía atajar todos los ataques. Carlos Fernández a centro de Saúl no llegaba por milímetros a un remate claro... Faltaba el segundo gol. 

Y llegaba con una chilena de Quique que entraba por los pelos, pero entraba, a pesar de que el balón era despejado y los jugadores del Mallorca reclamaban falta previa. El colegiado consultaba con su asistente y daba el 2-0. A partir de ahí los dos ‘firmaron’ el resultado y aguantaron hasta el final... y hasta el domingo.

A noventa minutos de 1ª

Te puede interesar