Los coches comienzan a circular por los nuevos carriles de La Marina

Copia de El Ideal Gallego-2015-05-07-003-2aeaa1d8
|

Todavía no es posible circular por el tan esperado túnel de La Marina, pero los operarios abrieron a las siete de la tarde de ayer el carril de la avenida frente a la Autoridad Portuaria y que hasta ahora estaba cerrado por culpa de las obras. Eso no significa que el tráfico tuviera más espacio para circular, porque le tocó el turno al carril interior, el que discurre al pie de las galerías, de ser reformado.  
Todavía no se puede cruzar a pie hasta el muelle, pero para muchos fue la primera oportunidad de ver el nuevo aspecto de La Marina, incluidos los árboles que ahora adornan lo que en un principio se proyectó como un gran espacio abierto. Todavía quedan cosas por hacer, pero la mayor parte del trabajo se está llevando a cabo tierra, porque la idea del gobierno de Carlos Negreira de un centro reservado al paseo solo será posible con la apertura del túnel.
En un principio, se esperaba poder abrir esta infraestructura antes de que finalizara el mes de mayo, pero el alcalde tuvo que admitir la semana pasada que no estaría abierto hasta dentro de quince días. Es decir, que esperan que la semana próxima se pueda abrir al tráfico. Negreira reconoció su propia impaciencia por ver terminado lo que es la única gran infraestructura que se ha puesto en marcha durante su mandato y que la oposición ha criticado muy duramente: “Tengo ganas de acabar esas obras pero es una obra difícil, complicada, de una envergadura importante”.
Desde la Autoridad Portuaria señalan, que, aunque al estructura ya está acabada, todavía hay que añadir los elementos de seguridad vial, como la instalación y pintado de las señales de tráfico. Pero, además, hay que poner a punto el plan de autoprotec ción y de explotación, que tendrá que ser aprobado antes de que se pueda circular por la zona. Los ingenieros también tienen que instalar el sistema electrónico del túnel, incluidos las cámaras de vigilancia y los radares que controlará la Policía Local.

A 30 kilómetros por hora
Porque los 30.000 vehículos que se espera que recorran cada día el nuevo paso subterráneo tendrán que hacerlo a 30 kilómetros por hora. Los técnicos señalaron que esta medida es necesaria habida cuenta del complicado trazado del túnel, que incluye una bifurcación que puede ser peligrosa si se toma a una velocidad inadecuada, de ahí los radares.
El túnel tiene cuatro carriles de circulación, dos en cada sentido. Su longitud es de 530 metros, lo que unido a los 470 del túnel de O Parrote forman un recorrido  subterráneo de un kilómetro de largo y tres de los cuatro carriles discurren a cotas distintas.
En Puerta Real, los conductores que circulen por el subterráneo podrán elegir entre continuar por el túnel de María Pita, que también ha sido reformado para mejorar sus prestaciones o el nuevo de O Parrote, con lo que saldrían a la superficie a la altura de La Solana.
Es precisamente en esa bifurcación donde existe el mayor peligro de que un vehículo se salga de la vía y colisione, y será ahí donde se instalarán los cinamómetros.

Los coches comienzan a circular por los nuevos carriles de La Marina