Un gesto que puede salvar refugiados

|

Lo que ocurre en la frontera macedonia no resulta indiferente para muchos coruñeses que no han dudado en pilotar iniciativas solidarias o llenar cajas con enseres. Siria está presente en tiendas como En brazos, de la calle de Médico Durán, 8, donde recogen desde hace tres semanas portabebés para mandarlos a los 2.000 que duermen en suelo frío esperando el momento de cruzar. Lo hacen a través de la Asociación de Apoyo al Pueblo Sirio. A ellos también se dirigen los contenedores que prepara la organización Alhambra Internacional y que desde hace una semana recoge paquetes en la misma puerta de casa a través de un servicio de mensajería. 
Es más, el negocio también se compromete a juntar los gestos solidarios en su trastienda. Sobre el terreno, la ONG aumenta la plantilla de voluntarios. Cuentan desde su sede que el primer “bocoy” de mercancía va de camino y el segundo está a punto de llenarse. 
Es muy sencillo. Uno solo tiene que embalar una caja con todo tipo de productos que van desde mantas nuevas o usadas, sacos de dormir, tiendas de campaña, leche infantil y biberones, comida enlatada, preferiblemente no de cerdo, material médico y hospitalario, de ortopedia –muletas, prótesis o sillas de ruedas–, medicinas a artículos de higiene. 
Desde el colectivo señalan que el jabón de lagarto es muy necesario junto a los respiradores infantiles. También precisan ropa de abrigo y calzado, material escolar y juguetes. 
El único requisito es precintar la caja y concretar su peso. Las oficinas de Naos Arquitectura, en Perillo, servirán de almacén para recopilar a lo largo de estos días toda la solidaridad de los coruñeses, que tendrán que enviar un mail a la dirección asociacionalhambra@gmail.com para que la empresa Seur se haga cargo de los bultos. 
Si en la tienda En Brazos han reunido ya más de doce portabebés: “Algunos los han comprado de segunda mano y otras son donaciones de comercios”, Alhambra Internacional asegura que no paran de coger el teléfono a interesados en colaborar: “Lleva todo el día sonando”. 
De A Coruña y Vigo han recibido solicitudes del cuerpo de Bomberos y de centros escolares como el IES Díaz Pardo. En otra ONG, Intermón Oxfam, reúne donativos para enviarlos a los socios que trabajan directamente en la zona. De esta manera, los que están allí emplean el dinero en lo que ven más prioritario según lo que va llegando al macroasentamiento. 
Aunque la tienda que tienen de comercio justo en la estrecha de San Andrés funciona de hucha para el pueblo sirio, uno puede también cooperar llamando al número de teléfono 902 330 331. Bajo el lema, “Emergencias. Salva vidas. Cada segundo cuenta”, Intermón pone sobre la mesa una crisis que afecta a miles de personas refugiadas que huyen de la guerra y la pobreza para alcanzar Europa. 
Desde el colectivo dan cobertura a los que se ven forzados a abandonar su hogar, tanto en su camino hacia el viejo continente (Serbia, Italia, Macedonia y Grecia) como en otras naciones como Siria, Jordania y Líbano.
En internet, son muchas las voces que se alzan para denunciar el acuerdo de la Unión Europea con Turquía al entender que vulnera los derechos de los refugiados. Palabras como “vergüenza” o “asco” se repiten entre usuarios, que no entienden cómo se le puede dar la espalda a esta realidad y mirar hacia otro lado. Por el contrario, medidas como la de Alhambra Internacional hacen ver que todavía hay esperanza.

Un gesto que puede salvar refugiados