Sanidade ve A Coruña "cercana a la apertura" pero "pospone la decisión" al próximo comité clínico

restricciones coruña coronavirus
|

La ciudad de A Coruña es, de las urbes gallegas con limitación de movilidad, la que presenta unos datos epidemiológicos que la sitúan más "cercana a la apertura" de su cierre perimetral, que se prolonga desde finales del mes de octubre, aunque esta decisión no se ha tomado todavía en base a criterios de "prudencia" y se ha aplazado hasta la próxima reunión del organismo.

Así lo ha explicado este miércoles, durante una rueda de prensa, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, que ha repasado la situación de las grandes ciudades gallegas y las medidas adoptadas por el comité clínico este martes.

De entre las urbes, Comesaña ha destacado el caso de A Coruña, donde la tendencia es "muy favorable" y "cercana ya a la apertura".

Sin embargo, por un "criterio de precaución", se decidió no ejecutar esta medida esta semana y "posponer la apertura" al comité clínico del próximo lunes, 21 de diciembre, que volverá a analizar los datos.

Parte de esta decisión está motivada por la mala evolución que ha registrado en los últimos días Santiago, que ha tenido que ser de nuevo perimetrada. Sanidade busca que una apertura precoz no empeore los resultados y obligue a tomar medidas en plena Navidad.

Al este caso también se ha referido el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que, tras reunirse con el presidente de la Diputación de Ourense, ha advertido de que la Administración sanitaria seguirá "vigilando" la ciudad de Ourense, donde también ha empeorado la situación, aunque no hay "un repunte tan importante" como en la capital gallega.

En el polo opuesto, aunque con el argumento del "mismo criterio de prudencia", ha situado a la ciudad de A Coruña, a las puertas de la apertura. Según ha explicado, se decidió no dar este paso con la vista puesta en preservar la mejor evolución epidemiológica y se "pospuso" hasta el encuentro del comité clínico previsto para la próxima semana.

MEDIDAS DEL COMITÉ

El comité clínico que asesora a la Xunta respecto a la evolución del coronavirus decidió en su reunión de este martes que Santiago de Compostela vuelva a quedar cerrada perimetralmente en la medianoche del miércoles al jueves debido al repunte de casos en la capital gallega, que pasa al nivel medio de restricciones.

Santiago fue, junto con Ourense, las primeras ciudades en abandonar las máximas restricciones impuestas en todas las urbes a finales de octubre. Lo hicieron justo antes del puente de diciembre y, desde entonces, los datos han sido negativos, con un incremento paulatino de casos.

Además del cierre perimetral, pasar al nivel medio de restricciones implica que la hostelería podrá estar abierta hasta las 23.00 horas, con un 40% de capacidad en el interior y el 50% en el exterior y con mesas de hasta seis personas. Las reuniones podrán ser de un máximo de seis personas, convivientes o no.

Por otra parte, el municipio coruñés de Ribeira y los pontevedreses de Bueu y Baiona se incorporan al nivel máximo de restricciones, lo que supone, además de la prohibición de moverse a otros municipios, la apertura de la hostelería solo con servicio de terraza al 50%, hasta las 17.00 horas y con un grupo máximo de cuatro personas, convivientes o no. Las reuniones sociales se permiten con un límite de cuatro personas no convivientes.

Por su parte, Santa Comba, Mazaricos, Negreira, Carnota, Rodeiro, A Illa y Fisterra pasan al nivel medio alto de restricciones, que conlleva también el cierre perimetral.

Además, supone la apertura de la hostelería con un 30% de aforo interior y un 50% en el exterior, hasta las 17.00 horas y con un grupo máximo de cuatro personas, convivientes o no. Las reuniones sociales se permiten con un límite de cuatro personas no convivientes.

Los expertos del comité clínico también acordaron implementar "una vigilancia especial" en los municipios de Verín, O Barco, Cedeira y San Sadurniño, así como en A Rúa, que ya está con restricciones de nivel medio alto.

Por el contrario, se suavizan las medidas en Barro, Coristanco, Cee, Laxe, Carballo y Ponteceso, que pasan al nivel básico de restricciones, con lo que se suprimirá la limitación de movilidad y la hostelería podrá abrir al 50% de su capacidad en el interior y al 75% en el exterior, hasta las 23.00 horas. Las agrupaciones de mesas podrán ser de hasta seis personas.

GALICIA, EN TENDENCIA "ESTABLE ASCENDENTE"

Según ha informado durante la rueda de prensa la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán, Galicia se encuentra en una "tendencia estable ascendente", que obliga a "estar vigilantes".

La incidencia a 14 días es de 167,48 casos por 100.000 habitantes y de 85 casos a siete días, con una "estabilidad" que, de todas formas, es "creciente".

El índice reproductivo está, asimismo, por encima de uno. En los puntos favorables, Carmen Durán ha mencionado el porcentaje de positividad, el 5,7 de las pruebas realizadas.

En cuanto a las ciudades, se observa una "mejoría en la incidencia acumulada" de A Coruña, especialmente, Lugo, y Vigo, que ha pasado de tener una tasa de 193 casos por 100.000 habitantes a 14 días a 165.

Ferrol se mantiene "estable", con "tendencia descendente", ya que "evoluciona lento pero favorable", y Ourense ha incrementado la incidencia acumulada, aunque no en la magnitud de Santiago, por lo que, por el momento, seguirá abierto. En Pontevedra hay un "pequeño repunte", pero Sanidade destaca la "estabilidad".

Probablemente "el ayuntamiento que más preocupa" a Sanidade es Santiago, que ha experimentado un importante repunte en los últimos días, pasando de 70 casos el 4 de diciembre a los 138,8 por 100.000 habitantes del último informe. Teniendo en cuenta las distintas variables, la Xunta ha decidido que regrese a la limitación de movilidad perimetral, que se volverá a analizar el próximo lunes.

PREOCUPACIÓN POR BARBANZA, XALLAS, DEZA Y SALNÉS

A mayores, Carmen Durán se ha referido también a la evolución en otras áreas en las que se han incrementado las restricciones. En el caso de Barbanza, Ribeira se ha tenido que unir a las restricciones de Boiro por "un incremento importante de casos en la última semana". Si la semana pasada tenía 24 acumulados a 14 días, ésta son cerca de 80.

En la comarca de Xallas, Sanidade alerta de un "incremento importante" de casos en Mazaricos y Santa Comba. Concretamente esta última con 46 casos a 14 días, 10 más que la semana anterior.

En O Deza, la preocupación es por Rodeiro, con un "goteo continuo de casos", que "casi triplican los que tenía hace una semana a 14 días", y en O Salnés se han incrementado restricciones en áreas como A Illa, con 38 casos en los últimos 14 días.

Dentro de los lugares que se encuentran "en vigilancia", la directora xeral ha nombrado la comarca de Valdeorras, con A Rúa y O Barco que "siguen incrementando casos" y un empeoramiento en Verín.

Por el contrario, Durán elogia "evoluciones muy favorables" como la de Barro, con "ningún caso en los últimos siete días" y "solo uno en los últimos 14". Tampoco han tenido casos a siete días Coristanco ni Laxe y en Carballo se han detectado solo seis.

Sanidade ve A Coruña "cercana a la apertura" pero "pospone la decisión" al próximo comité clínico