Los expertos creen que España tendrá que acostumbrarse a “manadas de lobos” como los de Cataluña

Un adolescente escribe un mensaje de solidaridad con las víctimas | darwin carrión (efe)
|

Los terroristas de Cataluña eran, más que una célula organizada, una manada de lobos solitarios unidos por un líder, y España debe prepararse para esta modalidad terrorista, según expertos consultados por Efe que coinciden en que en nuestro país no hay guetos que sirvan de caldo de cultivo yihadista.
Han pasado cinco días desde los atentados de Barcelona y Cambrills y todos los implicados están muertos o detenidos. Pretendían un gran golpe cuando su centro de operaciones en Alcanar saltó por los aires y eso les llevó a improvisar otros ataques.

Sorprendente
A muchos ciudadanos les sorprendió que una docena de vecinos llevasen meses radicalizados y preparando atentados, sin que nadie les detectase, pero a los expertos en yidahismo no les extraña tanto, porque son conscientes de su evolución: el Daesh hace ahora propaganda en internet y redes sociales para captar a jóvenes de apariencia “normal”.
Así lo relatan varios de ellos, incidiendo en que ahora España sufrió el golpe de un tipo de terrorismo como el que llevan meses padeciendo otras ciudades europeas, sin que eso signifique que haya más terroristas entre nosotros o más peligrosos.
De hecho el grupo que tenía su base de Alcanar se demostró “nada profesionalizado”, actuando “a la desesperada” y “prácticamente abocado al suicidio”, explicó el coronel del Ejército
de Tierra experto en yihadismo Pedro Baños.

Un perfil similar
El perfil de estos yihadistas es similar al de otros que actuaron en Europa, sobre todo a los que en junio mataron a ocho personas en Londres: hombres jóvenes de segunda generación de marroquíes afincados en España que son vulnerables psicológicamente, en ocasiones porque “no se sienten ni de allí ni de aquí”, dice Baños.
El experto añade que en Cataluña “entró con mucha fuerza” la corriente del islam denominada salafista en una modalidad excluyente que anima “a estar al margen de la sociedad”, propiciando “un proceso de radicalización en la línea de lo que se está consolidando en países como Francia y Bélgica”.
Además los jóvenes que se radicalizan “van aprendiendo y se van instruyendo en llevar ropa ordinaria y no mostrar radicalidad” para no ser detectados.
“Habrá que tomar medidas y aprender las lecciones”, opina Baños, que cree que en España no se puede hablar aún de “guetos”
que sirvan de caldo de cultivo para el yihadismo.
En la misma línea, el investigador de la George Washington University y experto del Observatorio Internacional de Estudios Sobre Terrorismo de Covite, Javier Lesaca, tiene claro que los terroristas yihadistas que golpearon España son “una manada de lobos” como las que ya han actuado en otras capitales europeas.
Sostiene que en noviembre de 2016 el Daesh “empezó una estrategia de comunicación para tener lobos solitarios en redes sociales, con manuales y vídeos en los que ya no se pide que viajen a Siria a formarse sino que ataquen en sus lugares “sin necesidad de una estructura profesional detrás”, como el grupo de Alcanar.
El politólogo Álvaro Herrero de Bethencourt, investigador del mismo Observatorio, recordó que la mayoría de estos terroristas estaban integrados en Ripoll, pero “se puede pasar de ser solo simpatizante a ser activista y cometer atentados” en poco tiempo si se recibe el mensaje adecuado en un momento de “debilidad”.

Los expertos creen que España tendrá que acostumbrarse a “manadas de lobos” como los de Cataluña