Los árboles descontrolados ponen a la sombra a toda una comunidad en Labañou

Los grandes especímenes de la plaza de la alcaldesa Berta Tapia ocultan las fachadas de las casas | quintana
|

Cuando se habla del arbolado de la ciudad, la concejala de Medio Ambiente, María García, suele escuchar demandas de podas por parte de vecinos a los que las plantas crecidas tapan el sol y golpean con sus ramas las ventanas. Uno de estos casos es el del número 2 de la calle del Maestro Anta, cuyos residentes tienen que soportar la presencia de los enormes árboles de la plaza de la Alcaldesa Berta Tapia. Según una afectada, Purificación Corral: “Chamamos ao concello e dinnos que non os poden cortar porque son de libre crecemento”.
Ella vive en el bajo, pero no es la única vecina que se ha visto afectada por la presencia de estos ejemplares, que mantienen la fachada del bloque de viviendas en una perpetua penumbra. “Yo no me puedo quejar –comenta otra vecina– porque cuando llamé vinieron del Ayuntamiento para cortar la rama que me estaba entrando por la ventana”. Por su parte, Corral considera que son “mastodontes” y que sus raíces también provocan daños, destrozando una arqueta cercana y teme que lleguen hasta los trasteros. Pero el principal problema es la sombra que producen: “Teño que ter encendida a luz todo o día desde as tres da tarde, e están saíndo humidades”. Otra vecina recuerda que “as fiestras abren para fóra e están empezando a meterse para dentro”. En realidad, creen que el Gobierno local debería actuar sobre la plaza, reformándola y dotándola de más bancos y otras instalaciones, como una zona para fútbol.
Solicitudes en las calles
Pero la plaza de la Alcaldesa Berta Tapia no es el único caso. También los vecinos de la calle de Torrente Ballester o en la avenida de Gran Canaria, ambas situadas también en Labañou, piden que se controle más el crecimiento vegetal. “Llevan más de diez años sin podarse y de noche no se ve nada, porque tapan la luz de las farolas, hasta el Pavo Real”, asegura una jubilada.
Normalmente, las labores de poda se llevan a cabo una vez el árbol pierda la hoja, y su objetivo es sobre todo mantener la salud de los árboles pero también, matiza la concejala de Medio Ambiente, María García, evitar molestias a los vecinos evitando que rocen ventanas y fachadas.

Los árboles descontrolados ponen a la sombra a toda una comunidad en Labañou