¿En qué casos necesito una traducción jurada?

¿En qué casos necesito una traducción jurada?
|

Una traducción jurada es la traducción de un documento oficial que realiza un traductor reconocido por parte de una institución oficial y que recibe el nombre de traductor jurado.
 
Las traducciones juradas, u oficiales, se diferencian de las normales en que van acompañadas de la firma y sello del traductor que la ha realizado.

Este traductor o traductora, indica que la traducción es fiel y digna. Es decir, actúa como un notario público.

La firma sólo es válida si se plasma en papel. La traducción jurada es solo válida en este formato, aunque sí puedes mandar el documento escaneado a una institución para adelantar los trámites. 

¿Cuándo necesitas una traducción jurada?

Para una traducción jurada válida y oficial, debes contar con una empresa profesional, como es el caso de Jti Traductores Jurados. Son una compañía de Galicia especializada en traducciones juradas que, además, ofrecen traducciones urgentes a un precio reducido.

Las traducciones juradas son necesarias en el momento de presentar un documento, traducido en otro idioma, ante un organismo oficial. Un ejemplo es la Administración Pública, un juzgado, una universidad o una notaría.

Para que la traducción jurada tenga validez, debe estar firmada y sellada por un traductor jurado.

Antes de pedir una traducción jurada, debes saber si tiene que ser “jurada” o “normal”, ya que el coste es un poco más elevado que el de una traducción no jurada.

Las traducciones juradas más solicitadas:

  • Administraciones: Certificados de matrimonio, nacimiento, defunción, penales, padrón, nóminas, rentas, extractos bancarios, seguros sociales, expedientes de adopción, etc.
  • Documentación Académica: títulos, expedientes académicos, tasas de matrícula, etc.
  • Documentación Notarial: Escrituras, poderes, testamentos, etc.
  • Documentación Judicial: Resoluciones, denuncias, sentencias, veredictos, informaciones periciales, etc.

¿Quién puede hacer una traducción jurada?

En España, los únicos autorizados para realizar traducciones oficiales para particulares son los traductores-intérpretes jurados, nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. 

Es conveniente solicitar una traducción que contenga el sello, la firma y la certificación de un traductor jurado reconocido, para garantizar así el valor oficial en territorio nacional.

¿Cuál es el proceso para hacer una declaración jurada?

La duda sigue siendo la misma, ¿es necesario aportar el documento original para realizar la traducción jurada? No, basta con enviar el documento que tengas que traducir por correo electrónico. 

No hace falta llevar el documento original al traductor jurado, puesto que la normativa específica declara que, la traducción, debe ir acompañada de una copia del documento original, sellada y con la fecha en todas las páginas.

El traductor se encarga de traducir lo que envíes y de certificar la autenticidad de la traducción del documento original. 

Es importante escanear y fotografiar bien siempre todas las hojas que necesites traducir. No infravalores los reversos de los documentos a traducir, muchas veces son más importantes de lo que piensas.

El traductor adjuntará a la traducción jurada una copia firmada y sellada. Además,  recibirás en la dirección que indiques, un sobre con la traducción oficial de forma física.

Muchas veces, se cuestiona el coste de estas traducciones juradas. Ten en cuenta que un traductor jurado tiene un conocimiento muy amplio del ordenamiento jurídico, además de toda la experiencia.

Por eso es importante el esfuerzo a la hora de jurar documentos perfectamente traducidos.
 

¿En qué casos necesito una traducción jurada?