Demare también frustra a Sagan

El último golpe de riñón no le bastó a Peter Sagan para superar a Arnaud Demare, otro de los grandes llegadores del pelotón internacional | LUCA ZENNARO
|

Arnaud Demare ganó al sprint por delante de Peter Sagan la cuarta etapa del Giro de Italia, de 140 kilómetros entre Catania y Villafranca Tirrena, en la que Joao Almeida conservó la maglia rosa. 

El francés se impuso por milímetros al eslovaco  –segunda vez que se queda con la miel en los labios en este Giro– y  a Davide Ballerini. 
El cuarto día se abrió con la retirada del galés Geraint Thomas (Ineos), quien pagó la caída sufrida el lunes en el trayecto neutralizado antes de la salida de la tercera etapa. 

Tres aventureros
Tres corredores trataron de emular la hazaña lograda el lunes por Caicedo, quien se escapó y fue líder de principio a fin, y atacaron en los primeros kilómetros. El suizo Simon Pellaud (Androni), el polaco Kamil Gradek (CCC) y el italiano Marco Frapporti (Vini Zabú) se hicieron con una ventaja que superó los tres minutos sobre el pelotón, pero solo el primero consiguió mantenerse al frente de la carrera hasta los 25 kilómetros finales. 

Mientras, Caicedo intentó cruzar por delante de Almeida la meta intermedia de Barcellona Pozzo di Gotto para hacerse con el bonus que le entregaría la maglia rosa, pero el portugués logró defenderse y se aseguró el liderato. 

El pelotón alcanzó a Pellaud con facilidad tras la larga bajada de Portella Mandrazzi y los equipos empezaron a preparar la llegada masiva. El colombiano Fernando Gaviria (UAE) perdió sus opciones al sufrir un pinchazo a 10 kms  de meta. 

El Groupama fue el que mejor gestionó el sprint final, dificultado por una ligera lluvia. Tras un primer ataque del australiano Miles Scotson, Demare abrió una intenso duelo con Sagan, al que superó por milímetros. Segundo ‘tiro al poste’ del esloovaco, triple campeón mundial en ruta, que en su debut en la ‘corsa rosa’ todavía no ha podido sacarse de la boca el agridulce sabor del reciente Tour de Francia, donde no pudo ganar por séptima vez el maillot verde.

Hoy se disputa la quinta etapa, de 225 kilómetros entre Mileto y Camigliatello Silano, la tercera más larga de la presente edición, con un recorrido ondulado que tendrá como punto clave el ascenso al Valico di Montescuro, un puerto de Primera categoría de casi 25 kms de longitud, con la cima a 10  kms de meta y rampas de hasta el 18% de desnivel.

Los últimos kilómetros serán en descenso hasta Moccone, donde la carretera continuará ligeramente cuesta abajo para enfilar las estrechas calles de Camigliatello Silano.

Demare también frustra a Sagan