Píldoras dulces y amargas para el álbum ilustrado

El Ideal Gallego-2015-04-02-012-76b2c2b0
|

Es una contradicción. Por una parte, el sector del libro pasa por su momento más dulce cuando cada vez son más las editoriales con sede en la ciudad, que se diferencian por la calidad de sus historias y ponerle un toque de distinción a sus propuestas y por otra, la crisis hace mella en sus cajas registradoras y echa para atrás a los consumidores a la hora de regalar a los pequeños álbumes en los que recrearse.
Aún así, las firmas luchan por hacerse un hueco. La celebración hoy del Día del Libro Infantil y Juvenil es una buena excusa para tomarle la temperatura a una parte de la economía que se vende con tapas. En este punto, Primerapersona, con casa en la plaza de Pontevedra, resiste al poder de los números que le hicieron ver que las ventas descendieron un 40% en 2014. Su gerente Yéssica Herranz cuenta que no tienen pensado echar la verja. La idea es seguir con la internacionalización de sus cuentos, expandiendo sus títulos por Estados Unidos. Hoy en día, dice Yéssica, es lo que les salva.
En su carrera por sobrevivir comenta que han intentando reducir al máximo los costes. Se queja de que las políticas de las instituciones con respecto a las publicaciones no sean activas y que no puedan contar con subvenciones. También critica que la fabricación se realice en países tercermundistas, donde no existen leyes medioambientales que regulen la actividad ni conciliación familiar y laboral.
Así es que con este panorama preparan un nuevo lanzamiento. Se trata de “Nicasio”, un pintor jubilado que va viendo cómo puede difundir su arte allá por donde va y cambiar el cielo gris de una ciudad para ponerla al gusto. Con herramientas donde entra la emoción. En el reto de conseguir el aplauso de los más pequeños, la editorial cuenta con la pluma de Felipe Díaz “Caxoto” y las ilustraciones de Orelí Pello y “mucha gente de A Coruña implicada” que pondrán en bandeja al personaje dentro y fuera de las páginas.
Y es que una de las tendencias de la firmas de libros es completar la vida de los protagonistas en internet a través de webs donde el niño interactúa con el Inspectortilla o el propio Nicasio. Así es que las redes sociales se presentan como una oportunidad donde seguir alimentando el imaginario de los pequeños.
En este punto, Baía Edicións dicen estar contentos porque “hai máis competencia, pero iso é bo. Animan máis a ler”, señala la directora Belén López.
La responsable asegura que en esto del álbum ilustrado, a los lectores les gustan los más bonitos con “ilustraciones preciosas e con calidade no papel e na historia que se conta”. La temática que tocan desde la editorial varía mucho porque también varían los gustos de los chavales. Por lo de pronto, ultiman la edición de “Os animais da xungla e da sabana”, donde los más bajitos podrán escuchar los sonidos de los ejemplares más salvajes y tocar su piel.
Formará parte de la colección “Toca e Son” y se unirá a las novedades de una empresa que en navidades fue hasta las emociones para que los de seis a ocho años reflexionaran sobre los sentimientos de ira, rabia y amor. En cuanto a los títulos para jóvenes, Baía entregará el 23 de abril su premio Meiga Moira a Andrea Maceira por segunda vez, algo inaudito en la trayectoria del galardón. Esta vez, la escritora de Cambre cautivará a los adolescentes con “Miña querida Sherezade”, donde le rinde homenaje a la literatura: “É como se o libro contase a súa vida”. De clásicos adaptados como Drácula o el Mago de Oz a los pequeños documentarios sobre temas como el cuerpo humano o los castillos medievales, la firma no descarta ninguna opción para envolver con tapas duras. Belén indica que si las preferencias de los niños son muy diversos, en el caso de los jóvenes es más difícil de concretar porque “están descubrindo moitas cousas e a diversidade é a nota dominante”.

gatos
La coruñesa Irene Álvarez y el pontevedrés Juan Blanco abrieron hace tres años una “lata de sal” para especializarse en colecciones muy definidas. Su denominador común está en que los protagonistas de todas sus historias son gatos. Además, tienen una segunda colección “Vintage”, donde rescatan la magia de cuentos que causaron revuelo en otros países pero que pasaron de largo por España.
Quizá porque la tradición del álbum ilustrado llegó tarde al país, Irene cuenta que a la gente le cuesta llegar a la idea de que se trata de un libro objeto, ideal para todos los públicos, aunque después los textos limiten su lectura a los que tienen edades más tempranas. La pareja se encuentra estos días en el festival del libro de Bolonia, un referente en el continente europeo, donde entran en contacto con autores y editoriales para hacer suyas historias que piden un espacio en las estanterías.
Publican en castellano, gallego y catalán y esperan hacerlo en euskera. La editora explica que espera su turno para despegar “Podría hacer pis aquí y otros poemas escritos por gatos”, de Francesco Marciuliano, un best seller que el “New York Times” sitúa de primero en su ránking. Acaban de publicar “El álbum de Adela”, del francés Claude Ponti, “que tiene en su país jardines con sus personajes”.
En su lista de propósitos también está potenciar los talentos nacionales como Carmen García Iglesias, de la que sacarán al mercado “La ciudad de los gatos”. Dice Elena que es increíble la cantidad de títulos en los que los felinos participan: “En Bolonia tenemos que tener un criterio superfino porque hay verdaderas joyas sobre gatos”. Lata de Sal nació en la crisis. Sin embargo, Irene y Juan no han notado ninguna mejoría: “Un distribuidor me decía que aunque ha habido otras crisis, entonces no había tanta competencia”.

Píldoras dulces y amargas para el álbum ilustrado