Aznar reclama una reacción “proporcionada” a “la gravedad del desafío” catalán

El expresidente del Gobierno José María Aznar (i), junto al director del colegio Mayor Albayzin, Eduardo Chiva, en el marco del VIII Seminario Luis Portero de Derechos Humanos que se está celebrando en Granada, donde ha considerado, e
|

El expresidente del Gobierno José María Aznar manifestó ayer que el Estado de derecho debe reaccionar “con eficacia y de manera proporcionada a la gravedad del desafío” que supone la consulta soberanista catalana, y prestó su apoyo al Ejecutivo central frente a esta pretensión “inconstitucional”.
“España no se va a romper”, aseveró el expresidente del Gobierno, para quien el Ejecutivo debe contar con “el apoyo de todos” frente a esta pretensión “disgregadora, antidemocrática e inconstitucional”, un apoyo que, por su parte, ha querido “afirmar con claridad”.
Y ello porque “en lo que significa de ruptura social y política”, es el liderazgo democrático, a su juicio, el que debe ofrecer “impulso, integrar y articular voluntades, revertir la espiral del silencio” y apoyar la “expresión plural” de la sociedad catalana.
Aznar apeló a estar “detrás de las instituciones” porque no está en juego, dijo, un proyecto político partidista, sino “la integridad de la nación y su continuidad histórica y democrática”.
De las “muy preocupantes” fisuras que acusa a su juicio la sociedad catalana deberán responder “los que la han lanzado por esta pendiente al final de la cual solo está el fracaso”, un fracaso al que Cataluña “no merece ser arrastrada por el dogmatismo y la obcecación de políticos cegados por el extremismo, la debilidad y el sectarismo incívico”.
“Hay que decir que Cataluña nos importa. Nos importa por los que se empeñan en ser el problema”, pero sobre todo, dijo Aznar, por aquellos que, en Cataluña, “quieren a Cataluña como parte y parte importante de la solución a lo que juntos tenemos que resolver”.
Aseguró que “se equivocan” los que esperan que su “separatismo” encuentre “separadores que lo alimenten”, y los que creen que su “voluntad de romper” provoca el “desestimiento” de los que quieren integrar. .
Por su parte, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, uno de los siete padres de la Constitución, dijo sobre la consulta que en la Constitución “cabe todo” lo que la voluntad política consensuada quiera “que quepa” aunque “otra cosa es que convenga o no”.
También el portavoz adjunto de ERC, Oriol Amorós, afirmó que Esquerra está abierta a que el Gobierno quiera negociar la pregunta de la consulta y “el cómo se vota”, tal y como hizo el Gobierno británico al pedir una pregunta más clara en el referendo escocés. Según indicó, el Estado “debe abandonar su postura absurda de no querer dejar votar a los catalanes, porque esto en una democracia no se aguanta y en Europa nadie lo entiende”. n

Aznar reclama una reacción “proporcionada” a “la gravedad del desafío” catalán