Miguelanxo Prado espera otros 18 años más para el salón del cómic

El Ideal Gallego-2015-08-11-012-192c8a19_1
|

El director del Salón Internacional del Cómic ‘Viñetas desde o Atlántico’, Miguelanxo Prado, celebró la supervivencia de este evento, cuya XVIII edición arrancó ayer, y espera que continúe otros dieciocho años.
En el Kiosko Alfonso, Prado destacó la “madurez” del certamen que “acaba de cumplir dieciocho años” con una especial “presencia femenina”, dijo.
“Teníamos cuatro mujeres y cuatro hombres. Decidimos empujar y desequilibrar para poner la guinda e invitar a una de estas autoras incuestionables”, apuntó y precisó que entonces decidió invitar a Ana Miralles.
La francesa Chloé Cruchaudet, autora de “Degenerado”, es una de las protagonistas de esta edición, junto con los españoles Ana Oncina, Mai Egurza, Raquel Córcoles, Ana Miralles, Keko, Alfonso Zapico, Joaquín López Cruces y Martín Romero.
El concejal de Cultura, José Manuel Sande, explicó que espera actividades vinculadas al cómic durante todo el año para “dar un empujón a este sector de excelencia que hay en la ciudad”.
Sande abrió el salón del cómic  e incidió en la importancia de “extender” y “ampliar” la iniciativa, porque “la idea de una ciudad ilustrada es suficientemente interesante”, dijo.
En este sentido, apostó por una “ampliación de las actividades” debido a que considera insuficiente el actual plan de bibliotecas y fomento de la lectura.
El responsable de Actividades Paralelas, Manel Cráneo, incidió en el “panorama espectacular” del sector del cómic, que está “muy nutrido de autores”, por lo que pronosticó expectativas para el evento “muy altas”.
“Sería terrible que siguieran saliendo buenos autores pero que no se vea reflejado en el panorama de lectores”, apuntó, y recordó que “el año pasado cerraban en España dos librerías al día”.
El “objetivo” de las actividades paralelas que se organizan en el Ágora y en el Fórum Metropolitano es “coger a las nuevas generaciones desde los cuatro o cinco años hasta la adolescencia” y “captar a estos nuevos lectores”, en un momento, indicó, en que las viñetas tienen que “competir más duramente que nunca con las nuevas tecnologías”.
Habrá un gran número de interesantes talleres entre los que destaca el de Kamishibai, que trata al modo japonés de juntar el cómic con el teatro, y el que se repite del año pasado, con maquilladores profesionales que disfrazarán a los pequeños de zombis.
La exposición abrió ayer, aunque las exposiciones siguen hasta el 20 de septiembre, tanto en el Kiosko Alfonso, sede principal, como en otros emplazamientos.

Miguelanxo Prado espera otros 18 años más para el salón del cómic