La presidenta del tribunal del TFM de Cifuentes admite que le presionaron para que “mintiera”

|

La profesora de la Universidad rey Juan Carlos de Madrid (URJC) y presidenta del tribunal que examinó a Cristina Cifuentes de su Trabajo de Fin de Máster (TFM), Alicia López de los Mozos, declaró ayer ante la jueza Carmen Rodríguez-Medel que recibió presiones por parte de la docente que presuntamente falsificó las firmas del acta de este propio trabajo después de que esta le pidiera que mintiera para que reconociera su rúbrica, según informaron fuentes jurídicas.
Así lo manifestó durante su declaración como investigada ante la juez de Instrucción número 51 de Madrid en la causa en las que se investigan las presuntas anomalías detectadas en el posgrado que cursó la exmandataria madrileña en el Instituto de Derecho Público que dirigía el catedrático Enrique Álvarez Conde.
Se trata de la segunda vez que De los Mozos comparece ante la magistrada, pero en esta ocasión lo hace en calidad de investigada y acompañada por un abogado. Al inicio de la instrucción, declaró como testigo y pasó a ser imputada tras recocer que había calificado a varios alumnos sin hacer el curso. Se le imputo un delito de prevaricación administrativa.
Ayer, se ratificó en lo que manifestó entonces en sede judicial, ampliando la declaración en que habría recibido presiones de Cecilia Rosado. Al parecer, Rosado le pidió que “mintiera” y diera por buena su firma falsificada, según las mismas fuentes, a lo que esta se negó. Por su parte, Rosado se acogió a su derecho a no declarar. Sí habló la anterior vez que acudió al juzgado como imputada, señalando entonces que había recibido presiones presuntamente de Maite Feito, exasesora del Gobierno regional. Además, afirmó que el director del máster la presionó para “fabricar” el acta.
Feito compareció ayer como investigada. La exasesora del Gobierno reconoció ante la juez que acudió a la Universidad Rey Juan Carlos por temas ajenos al máster de Cifuentes, pese a ser alertada la víspera de que saltara el escándalo de algunas irregularidades, pero nunca a presionar. En su comparecencia, Feito reveló que el 20 de marzo, la víspera de que saltara la noticia, Amalia Calonge, funcionaria de la Rey Juan Carlos que alteró sus notas y amiga de Feito, le telefoneó para advertirla de que dos periodistas de eldiario.es la estaban llamando para pedirle explicaciones por unas notas alteradas de Cristina Cifuentes. l

La presidenta del tribunal del TFM de Cifuentes admite que le presionaron para que “mintiera”