Los promotores piden que se reduzca al 10% la reserva para vivienda pública

la actual normativa prevã© un 42% de reserva para vpo, lejos de la demanda actual javier alborã©s
|

Ni hay demanda, ni siquiera crédito para iniciar nuevas promociones o para que los compradores puedan optar a adquirir una vivienda. Estas son las razones que esgrimen los promotores inmobiliarios para exigir que el porcentaje de reserva para construir vivienda pública en A Coruña se reduzca del actual 42% a un 10%. “Consideramos que estas cifras se ajustan más a la realidad actual”, explicaba ayer el presidente de Aproinco, Ángel Jove, durante una jornada sobre el análisis del PGOM.
Jove recordaba que el registro de demandantes de vivienda pública en la ciudad apenas llega a 3.200 familias, por lo que entiende que “eso no es un 40% de las 35.000 nuevas viviendas que hay previstas”. “El porcentaje está amparado por una legislación anterior”, explica
Hoy no hay un acompañamiento con la realidad. Por parte del ministerio ha desaparecido este modelo porque no hay ayudas ni financiación, y ahora apuestan más por la rehabilitación y el alquiler”, añade el presidente de la entidad. Por todas estas razones, entienden los promotores inmobiliarios que el nuevo PGOM debe “amoldarse” a la nueva normativa. “No tiene lógica que el Plan General establezca 15.000 viviendas protegidas cuando solo hay 3.000 demandas”, apuntaba el secretario de la entidad, Juan José Yañez.

ajuste de precios
Ambos representantes también aludieron a la necesidad del ajuste de precios para reactivar el sector inmobiliario. “En los últimos seis años no ha habido nuevos desarrollos, –explica Jove–pero la gente sigue necesitando casas. En A Coruña, apenas hay oferta de vivienda. Así que lo más importante es desatascar la financiación. Hay que amoldarse en precios, aunque es evidente que ya ha habido un ajuste”, sentencia el presidente.
El promotor defiende que el precio de la vivienda tiene que ir acorde a la nueva situación y pone el interés en la ausencia de vivienda libre a la venta. “En el último estudio que hicimos en la ciudad, vimos que solo hay unas 700 viviendas ya construidas que estén sin vender”, añadía Yáñez. Si volviera ahora mismo la normalidad financiera, esa bolsa de viviendas se consumiría en menos de seis meses, según explican los expertos.
Eso sí, la nueva coyuntura económica ha modificado notablemente el mercado inmobiliario. Tanto que, en el terreno de las familias será necesario tener “mucho más ahorro” porque, como explican, el crédito hipotecario que se concede, en el mejor de los casos, no es tan abultado como en periodos anteriores. Y además, el precio de la vivienda “tiene que seguir bajando”, señalan desde Aproinco. “Tiene que seguir cayendo el precio del suelo. Para el futuro, hay que plantearse precios asequibles”, explicaba ayer Ángel Jove.
En la actualidad el precio del metro cuadrado habría bajado desde los 2.100 euros de hace unos meses a los 1.500 actuales, aunque advierten de que los datos pueden no ser muy fiables por el aumento de viviendas liquidadas por entidades financieras con precios por debajo de lo que marca el mercado. 

Los promotores piden que se reduzca al 10% la reserva para vivienda pública