Los centros de discapacidad confían en poder abrir antes de septiembre

el ideal gallego-2020-06-07-016-8a3de3e1
|

Los centros para personas con discapacidad y de día confían en que la Xunta cambie su criterio en cuanto a la apertura de estos espacios y la fije para antes de septiembre. Llaman la atención sobre la importancia de sus servicios y el deterioro físico y cognitivo que puede provocar en sus usuarios no recibirlos durante varios meses.

Elisa Catoira, directora de Estructura de Afaco –Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de A Coruña–, se muestra “muy preocupada”. “A las familias no se les ha dado ninguna solución en estos tres meses. Anuncian un bono asistencial de 500 euros para contratar a un cuidador, pero eso es insuficiente y no cubre todos los servicios que ofrecemos en los centros: fisioterapia, logopedia, terapia ocupacional, etc.”, explica.

Catoira añade que “conciliar con los mayores es mucho más complicado” y, aunque en Afaco no quieren “abrir a cualquier precio”, sí se muestran preparados para retomar los servicios “con garantías, haciendo test a todo el mundo y reestructurando todo para cumplir la normativa”.

Sonia Ruiz, directora gerente de Aspace Coruña –entidad que trabaja con personas con parálisis cerebral–, señala que durante estos tres meses “las familias han tenido una sobrecarga al tener que asumir sus cuidados que les está pasando factura física y mentalmente”.

Aspace posee residencias que han estado abiertas, pero ha tenido que clausurar dos centros de día. “El aislamiento social y la interrupción de servicios vitales para las personas con parálisis cerebral están provocando una situación muy dura. Hemos hecho seguimiento y les ofrecimos a las familias estrategias de trabajo, pero no es lo mismo que tú estés con ellos para realizar ejercicios y estimularlos”, dice Ruiz, quien alega que la Xunta se mostró “receptiva” a la posibilidad de reabrir los centros en breve.

Reorganización

Desde Afaco y Aspace apuestan por volver al trabajo con todas las medidas de seguridad y reestructurando los procedimientos. Apuestan por iniciar la atención en los domicilios, para después pensar en abrir los locales.

“Habrá que reorganizar todo, pero hay que hacerlo por nuestros usuarios. Hay que tenerlos en cuenta y cuidarlos, han sido los olvidados de esta pandemia”, concluye Sonia Ruiz.

Los centros de discapacidad confían en poder abrir antes de septiembre