Más de 50 jóvenes celebran un botellón en la finca de los Mariño

La cúpula de la finca de Los Mariño | pedro puig
|

Después de muchas semanas sin incidentes reseñables, el fenómeno del botellón vivió el sábado un conato de resurrección de la mano de 50 jóvenes que se congregaron en la antigua finca de los Mariño, bajo el Paseo Marítimo, a las ocho de la tarde. Un paseante pudo ver a los jóvenes formando grupos y haciendo caso omiso de las medidas anticovid y el resultado fueron doce denuncias realizadas por el 092.

Fuentes de la Policía Local comentaron al respecto que el lugar escogido para el botellón no podía ser peor: “Es un lugar a la vista de todo el mundo y, además, solo tiene una salida. No podían escapar”. De las doce denuncias que impusieron, ocho fueron exclusivamente por participar en un botellón, una actividad que está prohibida en toda Galicia desde el año pasado como parte de las medidas anticovid. Fuentes municipales señalan que algunos de los identificados eran menores.

De las otras dos denuncias, un par lo fueron por no llevar la mascarilla, mientras que las restantes se impusieron por fumar sin respetar la distancia de seguridad. Como es habitual, los jóvenes no estaban apiñados en un solo grupo, sino que forman corros de amigos. Después de las debidas identificaciones, la Policía Local permitió a los jóvenes abandonar el lugar.

Se trata de una actuación llamativa porque hacía meses que no se había localizado una reunión tan grande de jóvenes en la calle. El botellón se había prohibido en los jardines de Méndez Núñez, su emplazamiento habitual, incluso antes de que comenzar la pandemia, y desde entonces a Policía Local había velado por que no se trasladara a otros lugares.   

Locales de hostelería

Durante la tarde del sábado también se realizaron controles callejeros y en locales de hostelería, dado que no todos los infractores se encontraban en los Mariño.

Se realizaron otras 12 denuncias: siete por formar grupos más numerosos de lo permitido (más de 4 personas no convivientes), tres no llevar puesta la mascarilla y dos por fumar sin mantener la distancia.

Más de 50 jóvenes celebran un botellón en la finca de los Mariño