Los usuarios del gimnasio del Agra llevan tres meses sin aire acondicionado

|

El aire acondicionado del gimnasio público del Agra do Orzán dejó de trabajar cuando más falta hacía: en pleno verano. Desde entonces, solo ha funcionado una semana, en septiembre, y hasta hoy.

Según han explicado los encargados de las instalaciones, titularidad de la Xunta, la avería viene dada por una pieza por la que el servicio de mantenimiento está esperando. De hecho, la única explicación que reciben los abonados es que dicha pieza se repuso en septiembre, pero el arreglo apenas duró una semana.

 

conflicto

La desagradable situación se ve agravada por el conflicto que mantienen quienes son partidarios de abrir un gran portalón que tiene la sala para que se ventile y quienes se quejan de las corrientes de aire que provoca esta solución de emergencia y sus dañinas consecuencias para la salud de quienes desarrollan su actividad física.

Consideran que la situación supone un riesgos para la salud de los deportistas

Algunos de los usuarios habituales de esta instalación ha sopesado incluso presentar una queja formal ante las autoridades sanitarias, pues sostienen que “el ambiente en el gimnasio es irrespirable, con un calor asfixiante y un olor a sudor que no parece nada salubre”.

Esta situación no viene –según los abonados– a agravar la discriminación que entienden que sufren por parte de la Xunta con respecto a otras instalaciones de similares características en la ciudad. “Cuando abrieron la piscina no había gimnasio –relata una mujer que acude a diario–. Tras mucho insistir conseguimos que se habilitara una sala, pero es pequeña y las máquinas que tiene son las que sobran de otros gimnasios”.

De hecho, el mal funcionamiento de los aparatos es otra de las quejas recurrentes. n

 

Los usuarios del gimnasio del Agra llevan tres meses sin aire acondicionado