Caballero escenifica la paz con el alcalde de Vigo, que reconoce las “cualidades” de su sobrino

Abel Caballero abraza a su sobrino antes de que participe en un desayuno informativo | xoán rey (efe)
|

Después de diez años de diferencias políticas que su relación de parentesco –tío y sobrino– no evitó, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, y el secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, escenificaron ayer su acercamiento en un desayuno informativo celebrado en Santiago.
Con el encargo de presentar al nuevo líder de los socialistas gallegos, Abel Caballero ha arrancado su intervención en el Hostal dos Reis Católicos con un repaso a la “etapa severa de gran inestabilidad” atravesada por los socialistas en los últimos tiempos.

Estabilidad política
“La estabilidad política es un elemento básico para poder desarrollar un proyecto político. Y lo básico para lograr la estabilidad es tener una dirección constante y firme”, aseguró el alcalde de Vigo, que considera que “para dirigir un partido y para ser un líder se necesitan características y cualidades personales”. “Y Gonzalo las tiene”, manifestó.
Asimismo, el también presidente de la Federación Española de Municipios y Provincial (FEMP) puso en valor la “posición política sólida” con la que llega su sobrino a la dirección política del PSdeG “avalado” por un “importante triunfo en las primarias”.
Por ello, se mostró “optimista” con el futuro del PSdeG que, en su opinión, debe cubrir el “vacío” que deja la “la debilidad política” del Gobierno de PPdeG. “Feijóo está haciendo dejación de las responsabilidades que le dieron los ciudadanos. Está viendo a Galicia como un simple escalón en su futuro político”, manifestó.

Militante luchador
En la que es su primera intervención en los desayunos del Fórum Europa, Gonzalo Caballero reconoció que durante los últimos diez años tuvo “discrepancias suficientes” con su tío pero que no fueron “más allá” del ámbito político.
“Mi forma de hacer política fue la que creí que era mejor”, reconoció para dejar claro que mantendrá “toda” su “coherencia” en esta nueva etapa en la que busca ser el secretario general de “todos” los socialistas gallegos. Tras ello, se marcó como reto “ocupar” el “vacío de poder” descrito por el alcalde de Vigo.
“Mi trayectoria política es la de un militante luchador por lo que cree”, remarcó el líder del PSdeG para destacar que llega a la primera línea política con “los deberes hechos, la vida resuelta, con capacidad de aportar y la voluntad de servir al país”.
De este modo, sin “prisa” y con el horizonte “a tres años vista”, ha mostrado su compromiso de servir de “instrumento” al servicio del cambio político en Galicia. “Somos instrumento, el objetivo final es servir a los intereses de los gallegos”, incidió.
Tras constatar que Galicia “ha perdido peso político” en el mapa estatal, Gonzalo Caballero ha advertido de que no se pueden permitir que las carencias del Estado de las Autonomías” deriven “en una tendencia recentralizadora”.
De este modo, ante la posible reforma de la Constitución y con la vista puesta en la negociación del nuevo modelo de financiación, el dirigente socialista aseguró que Galicia tiene que estar “en el centro del debate y de cualquier tipo de reforma que se plantee”.
“Galicia pierde y nos preocupa”, señaló para avanzar que los socialista gallegos defenderán “con calidad” el autogobierno y “la especificidad de Galicia como nacionalidad histórica”. “Si se hace una reforma, Galicia tendrá que estar en el pelotón de salida con las competencias.

Caballero escenifica la paz con el alcalde de Vigo, que reconoce las “cualidades” de su sobrino