El forense determina que Ortega Cano puede recibir su tratamiento en prisión

31 diciembre 2011 página 42 SEVILLA 09/09/2011.- El torero José Ortega Cano abandona los juzgados de Sevilla en una silla de ruedas tras declarar como imputado por el accidente de tráfico en el que murió el ocupante de un veh&
|

El forense que examinó al torero José Ortega Cano en la prisión de Zaragoza, donde cumple una condena de dos años y medio por provocar un accidente de tráfico mortal, determinó que sus problemas de salud pueden ser tratados por los servicios médicos penitenciarios y no necesita ser excarcelado.
El abogado del torero había pedido un examen forense para determinar si su condena podía quedar en suspenso por padecer una “enfermedad muy grave o padecimientos incurables”, según prevé el Código Penal.
Fuentes penitenciarias informaron de que el forense determinó que los problemas cardiacos de Ortega Cano no le impiden cumplir la pena de cárcel, pues los servicios médicos penitenciarios están preparados para tratarlo y la vida en prisión no aumenta el riesgo de que se agraven sus patologías.
La defensa de Ortega Cano alegó la arritmia cardiaca que padece y el bloqueo de una arteria, con el consiguiente riesgo de sufrir la llamada muerte súbita, pero el forense entiende que ese peligro existe tanto en la cárcel como si llevase una vida en libertad.
El torero ingresó el pasado 23 de abril en la cárcel de Zuera, en Zaragoza, para cumplir una condena por delitos de homicidio imprudente y contra la seguridad del tráfico por provocar en mayo del 2011 un accidente cuando conducía su vehículo todoterreno, triplicando la tasa de alcoholemia autorizada, en las proximidades de su finca en Castilblanco de los Arroyos (Sevilla).
En el siniestro falleció el conductor del vehículo con el que colisionó, Carlos Parra. n

El forense determina que Ortega Cano puede recibir su tratamiento en prisión