La lluvia supera las previsiones del aviso amarillo, con 56 litros acumulados en 15 horas

Las intensas precipitaciones provocaron bolsas de agua por toda la ciudad | javier alborés
|

La alerta amarilla decretada para la jornada de ayer advertía de una acumulación de precipitaciones de 40 litros por metro cuadrado en un intervalo de doce horas. Y las previsiones se superaron. Era la sensación de cualquiera que saliese a la calle y lo confirman los datos recogidos en la estación meteorológica de la Torre de Hércules: entre las cinco de la madrugada y las ocho de la tarde fueron 56 los litros de lluvia por metro cuadrado acumulados. El pico más alto de precipitaciones se dio entre las tres y las cuatro de la tarde, con 2,9 litros por metro cuadrado registrados en la Torre y 3,8 recogidos en la estación del dique de Abrigo.
No es de extrañar que desde esas horas empezaran a sucederse los avisos de la presencia de grandes bolsas de agua por toda la ciudad. No tan importantes como las del 30 de junio, que eran auténticas inundaciones, pero sí lo suficiente como para dificultar el tráfico en varios puntos, como en el entorno de Cuatro Caminos y el acceso a la avenida de Oza. Sí se inundó el túnel de acceso al Materno, lo que obligó a modificar el recorrido de los autobuses que circulan por la zona.
Balsas en la calzada y riadas en las aceras era lo que se encontraban los que se atrevían a salir de casa, estas últimas especialmente en calles con pendientes pronunciadas, como la ronda de Outeiro. 
Mientras, en otros puntos, como Juan Flórez o el polígono de Pocomaco las alcantarillas rebosaban, provocando más de un susto a los conductores que apenas distinguían la carretera. En la rotonda del Pavo real y en el entorno del estadio hubo que levantar las arquetas. La previsión para hoy es que las lluvias den una tregua hasta la noche. l

La lluvia supera las previsiones del aviso amarillo, con 56 litros acumulados en 15 horas