La Asociación de Hostelería pedirá que se recoloquen las chinchetas en Troncoso

Los operarios colocaron chinchetas en la calle de la Franja | javier alborés
|

Los operarios contratados por el Ayuntamiento continuaron ayer con la colocación de las chinchetas que limitarán las terrazas de los locales de hostelería manteniéndose al margen de la polémica suscitada entre el sector por los primeros resultados de la medida. Tras acudir a la llamada de sus asociados de la calle de Troncoso, la Asociación de Hostelería de A Coruña avanzó que reclamará al Ayuntamiento que en esa zona se reserven tres metros de paso para los servicios de emergencia y no los más de cuatro que se fijaron el pasado lunes.


La continuación de las obras de control del mobiliario exterior de bares y restaurantes volvió a mantener en tensión a los empresarios del centro ayer. Mientras las caras de resignación se dejaban ver cuando la Franja se desperezaba –y una cuadrilla de tres hombres y un técnico llevaba ya un buen rato agujereando el suelo en la zona–, los afectados de Troncoso llamaron a sus representantes para intentar elevar las protestas al Ayuntamiento. Al igual que entendían ellos, los responsables de la Asociación de Hostelería de A Coruña sostienen que el mínimo a dejar en una calle tan ancha como la cercana a María Pita es de tres metros.


Sin embargo, después de desplazarse a medir la zona, constataron que los operarios colocaron las chinchetas dejando libre para el paso de los servicios de emergencia más de cuatro metros.


“Pensamos que la ordenación no es buena en esa calle, creemos que se puede hacer de otra manera”, destacó el presidente, Héctor Cañete. Por ello, tienen previsto solicitar al Ayuntamiento que regrese a la ordenación inicial que marcaba los tres metros libres en el centro de las calles de más de seis metros de ancho.


Esa sería la mejor opción para no dañar los intereses económicos de un entorno que, en realidad, no era de los que solía generar conflicto en caso de paso de las ambulancias.

La Franja cumple
“La ordenación debe ser especial y vamos a hablar con el Ayuntamiento para que, de manera singular, no siga el criterio del 50% de la zona libre porque se podría ganar medio metro de terraza a cada lado”, reflexiona Cañete.


De hecho, la mayoría de las mamparas, mesas y sillas que habría que retirar no sobrepasan esa medida original. Además, según el criterio instaurado el lunes, a poco que un cliente mueva un asiento se estaría incumpliendo la norma. Lo mismo ocurrirá en la Franja donde, aunque sí se está cumpliendo con los límites pactados a tres bandas, se pierden unos centímetros de espacio.

La Asociación de Hostelería pedirá que se recoloquen las chinchetas en Troncoso