Un acusado de tráfico de cocaína alega al ser detenido que llevaba cemento de obra

|

El Ideal Gallego-2011-05-19-009-0407fec9

m. pérez > a coruña
  Sentado en el banquillo de los acusados y enfrentándose a una pena de prisión de cinco años, un hombre imputado por tráfico de drogas alegó ayer por la mañana en la sección primera de la Audiencia Provincial que él había colaborado con las autoridades cuando fue detenido. Pretende así que el juez, si se estima que es culpable, reduzca la petición de condena de la Fiscalía.
Sin embargo, el guardia civil que le dio el alto aquella  mañana del 18 de noviembre de 2008 asegura que el procesado trató entonces de confundirlo: “Cuando le preguntamos que llevaba en las bolsas que le encontramos dijo que estaban llenas de un cemento especial que él usaba en su trabajo”.
Aquel día las autoridades vigilaban un asentamiento chabolista –“es un procedimiento habitual”– de la zona de Carballo, O Carrizal, que la acusación pública define como un foco habitual de venta de estupefacientes. Explican en su escrito de calificación que el área está frecuentada normalmente por toxicómanos y que por eso se justifica el seguimiento a las personas que entarban y salían de allí.
De hecho, el miembro del Instituto Armado que declaró ayer aseguró que ya conocían al imputado de otras intervenciones . Lo identificó como un consumidor habitual –él mismo también reconoció que tomaba cocaína asiduamente– y por ese motivo decidieron pedirle que detuviese su vehículo para registrarlo. Los agentes notaron que aquel día se encontraba “visiblemente más nervioso que otras veces” y cuando miraron en el interior del maletero y encontraron la bandolera con las dos bolsas relacionaron ambas circunstacias.

Reincidente > Después de que los agentes apreciasen que en realidad no se trataba de ningún tipo de cemento, el imputado –según declaró el agente– siguió sin reconocer que era droga. Aseguró que se trataba de una sustancia que iba a vender en el poblado “colándola” por “coca”. En total había casi 80 gramos de cocaína con una pureza que no superaba el 10,95% que, aseguran el denunciado pensaba dedicar a la venta a terceras personas.
Según estimaron las autoridades la totalidad de la sustancia incautada podría alcanzar en el mercado ilegal un precio superior a los 10.000 euros. Por todo ello, aparte de la condena de cárcel, se solicita que el imputado pague una indemnización cercana a los 21.000.


Un acusado de tráfico de cocaína alega al ser detenido que llevaba cemento de obra