Un incendio forestal calcina diez hectáreas y amenaza A Zapateira

El Ideal Gallego-2019-09-09-015-124d31db
|

El fuego forestal que se declaró ayer en Culleredo, muy cerca de A Zapateira, generó una gran expectación en la ciudad, desde donde podía contemplarse la gran columna de humo recortada contra el cielo azul. De hecho, al lugar acudieron los bomberos coruñeses, pero sobre todo para cerciorarse de que las llamas no se acercarían a la residencia universitaria Rialta, que se encontraba muy próxima. Las labores de extinción recayeron sobre los forestales de la Xunta y los bomberos de Arteixo. Desde la Consellería de Medio Rural apuntan a que e fuego calcinó cerca de diez hectáreas de terreno antes de ser extinguido, lo que hace de él el incendio más grave en el área metropolitana en lo que va de verano, y el único por el fue necesario movilizar medios aéreos. 

De hecho, en total se movilizaron cuatro agentes de Medio de Rural, ocho brigadas forestales, una pala excavadora para abrir cortafuegos, cuatro helicópteros y tres aviones cisterna. Este despliegue de medios fue posible en parte porque en el momento en el que se declaró este incendio, no había ningún otro declarado en la comunidad autónoma. 

Incendio interfaz 
El principal peligro era que se trataba de un incendio “interfaz urbano forestal”, como se denomina en la jerga. Es decir, que lo que ardía era descampado (en este caso, zona de matorral bajo) pero muy cerca de núcleos habitados, en el triángulo formado por el aeropuerto, Vilaboa y A Zapateira.

Desde el municipio de Culleredo, concretaron que el fuego se localizaba en la zona del antiguo polvorín en la parroquia de Rutis. Se trata de un lugar rodeado de urbanizaciones, así que el peligro de que llegara hasta las casas, obligando a evacuarlas, era muy real. Por si fuera poco, el viento del nordeste no dejaba de soplar, avivando las llamas. Mientras los bomberos coruñeses velaban porque las llamas no se acercaran al término municipal,  desplegando a las cinco de la tarde un vehículo forestal, una nodriza y un vehículo de mando, las brigadas de la Xunta trataban de controlar el incendio.  

Se tardaron varias horas en controlar el incendio. La AC-14 y la Tercear Ronda actuaron como cortafuegos, aunque también se utilizó al pala excavadora para cortarle el paso a las llamas empujados por el viento. 

A las ocho y media de la tarde, el fuego se daba por estabilizado, y poco después quedó controlado y extinguido. Para entonces ya solo quedaba en la zona un retén de las brigadas forestales haciendo labores de desescombro. Sin embargo, queda por dilucidar el origen del incendio. 

Segundo caso 
No hay que olvidar que se trata del segundo fuego que se declara en las proximidades de A Coruña, pero en le término munciipal de Culleredo, en menos de 24 horas. El anterior tuvo lugar en el monte Alfeirán y consumió diez mil metros cuadrados de terreno y los expertos apuntan a que no se están registrando unas temperaturas lo suficientemente altas para que el monte esté seco.

Sin embargo, el nordés ha soplado con bastante fuerza estos días y puede aventar cualquier chispa, arrojada por accidente o de forma intencionada.

Desde la asociación de vecinos de A Zapateira, su portavoz, Juan Sánchez-Albornoz, declaró que los vecinos “estamos muy preocupados, el monte hay que limpiarlo para que no ocurran estas cosas”. También destacó que el fuego se originó en o cerca del antiguo polvorín una instalación militar que pertenece a Culleredo y que esta “completamente abandonado” por  Defensa.

Un incendio forestal calcina diez hectáreas y amenaza A Zapateira