Los restos mortales de Priebke esperan en un aeropuerto militar romano

Vista general del acceso al aeropuerto militar Pratica di Mari, próximo a Roma (Italia), donde se encuentra el ataúd del excapitán de las SS Erich Priebke. EFE
|

Los restos mortales del criminal de guerra y oficial nazi Erich Priebke se encuentran en el aeropuerto militar de Pratica di Mare, en el litoral de Roma, donde fueron trasladados anoche en espera de que se tome una decisión sobre su destino final, tras la polémica que ha provocado su posible funeral público.

Las autoridades de Roma decidieron trasladar el ataúd con los restos mortales de Priebke, que murió el pasado vienes a los 100 años, a este aeropuerto para evitar posibles nuevos incidentes como los que se vivieron ayer en la localidad de Albano Laziale, tras anunciarse su funeral.

Los enfrentamientos se produjeron entre un grupo de manifestantes que protestaban contra el funeral del criminal de guerra y miembros de grupos de la ultraderecha italiana.

Los incidentes obligaron a suspender los funerales que se iban a celebrar en una iglesia de la Fraternidad San Pío X, conocidos también como lefevbrianos.

El prefecto de Roma, Giuseppe Pecoraro, explicó hoy que está esperando órdenes para "la situación se resuelva".

Los medios de comunicación italianos explicaron hoy que se están manteniendo contactos con Alemania para la posible repatriación del cadáver, pero aún no hay nada al respecto.

Priebke fue uno de los responsables de la muerte de 335 italianos y 75 judíos, que fueron fusilados por los nazis en las Fosas Ardeatinas el 24 de marzo de 1944 en represalia por la muerte, el día anterior, de 33 soldados alemanes en un atentado de los partisanos en la romana Via Rasella.

Finalizada la II Guerra Mundial, Priebke fue internado en un campo británico de prisioneros de guerra, del que escapó en 1946 para huir a Argentina.

En el país sudamericano permaneció hasta ser descubierto en 1994, lo que supuso su extradición a Italia, donde permanecía en arresto domiciliario.

Argentina, donde viven los hijos de Priebke, también se ha mostrado contraria a la repatriación del cadáver del oficial nazi.

La comunidad judía se sintió indignada cuando el abogado del fallecido difundió el testamento del oficial nazi en el que aseguraba que "nunca renegó de su pasado" y consideraba el Holocausto "propaganda".

Una indignación por la petición de un funeral público para este criminal de guerra que se ha agudizado en estos días, ya que justo hoy se conmemora el 70 aniversario de la deportación de más de 1.000 judíos romanos al campo de exterminio de Auschwitz y del que sólo volvieron 16 personas.

Los restos mortales de Priebke esperan en un aeropuerto militar romano