El BM advierte del "catastrófico" impacto económico del ébola

En la imagen, Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial. EFE/Archivo
|

 El Banco Mundial (BM) advirtió hoy del impacto "económico potencialmente catastrófico" del ébola en Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona, que podría superar los 800 millones de dólares, e instó a una "rápida" respuesta internacional.

Los cálculos del BM apuntan a que Guinea Conakry verá reducirse su previsión de crecimiento económico para 2014 de 4,5 % a 2,4 %, Liberia de 5,9 % a 2,5 % y Sierra Leona del 11,3 % al 8 %.

"El informe de hoy subraya los enormes costes potenciales de la epidemia si no aunamos nuestros esfuerzos ahora para detenerla", indicó Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial.

Cuanto antes se ponga "en práctica una respuesta de contención para disminuir el nivel de miedo e incertidumbre, antes podremos parar el impacto económico del ébola", dijo.

El organismo internacional alertó que uno de los principales elementos es frenar el "comportamiento de aversión", un factor que resulta de la preocupación de las personas al contagio y que está alimentado los efectos económicos.

El BM dibuja dos escenarios para 2015 en función a la rapidez y efectividad de la respuesta.

En el de "bajo ébola" la situación estaría controlada y tendría un impacto combinado de 97 millones de dólares en los tres países; mientas que en el de "alto ébola", donde el virus no estaría controlado, ascendería a 809 millones de dólares.

Asimismo, precisó que la inflación y los precios de los alimentos están comenzado a aumentar como "consecuencia de la escasez, las compras por miedo y la especulación", y los tipos de cambio se han elevado en los tres países impulsados por "la incertidumbre y la salida de capitales".

El Banco Mundial ha comprometido ya 230 millones de dólares en un paquete de financiación para los tres países destinado a la lucha contra el virus y el fortalecimiento de los sistemas sanitarios en el oeste de África.

El BM advierte del "catastrófico" impacto económico del ébola