Reportaje | Las flores impregnan los cementerios coruñeses para honrar a los difuntos

|

El mes de noviembre empieza cada año en A Coruña con hileras interminables de coches y calles llenas de peatones en los alrededores de San Amaro. Ayer, como es tradicional, el principal cementerio de la ciudad se volvió a llenar de personas, centros, ramos y coronas de flores para recordar a los que ya no están en el Día de Todos los Santos.
La imagen se repitió en Feáns, Oza, San Pedro de Visma y, en general, en todos los camposantos coruñeses. Familiares y amigos –algunos ayer mismo, otros adelantaron la visita– acicalaron nichos y lápidas para prepararlos para el otoño y el invierno que se han hecho esperar. Tras la limpieza, quedaban instaladas las flores con las que conmemorar una jornada muy especial marcada en el calendario coruñés.
El silencio del recogimiento y la meditación en los cementerios contrastaba con el bullicio de las calles aledañas, donde los coruñeses que elegían acudir a los camposantos a primera hora se mezclaban a la salida con los que entraban a partir de media mañana. En una jornada de cielo gris pero sin lluvia –que acompañó perfectamente la melancolía de Todos los Santos–, caminar hasta los cementerios fue una de las opciones más elegidas, junto con el coche y con el autobús, que cada vez más se convierte en una de las fórmulas más escogidas para evitar el caos de tráfico.
San Amaro fue el lugar que acogió, como es habitual, los actos oficiales. Así, la corporación municipal, encabezada por el alcalde, Xulio Ferreiro, dejó a un lado las diferencias de color político para unirse en el recuerdo de los difuntos. El regidor realizó la ofrenda floral ante la Cruz de los Olvidados, así como ante las sepulturas de Manuel Curros Enríquez, Alfredo Suárez Ferrín y Juana de Vega, para terminar el acto en el monumento a los “Muertos por la Libertad”. Allí, Ferreiro quiso dedicar el día “a todas aquelas persoas anónimas que, se ben nunca terán nun nome no rueiro, si deron luz a unha cidade que se converteu en faro de liberdades e dereitos”.

Reportaje | Las flores impregnan los cementerios coruñeses para honrar a los difuntos