El FROB no está satisfecho porque se pierde casi todo lo inyectado en NCG

Varias personas en los cajeros de una oficina de Novagalicia/ foto de archivo
|

El FROB consideró ayer que no puede estar satisfecho con la venta de Novagalicia si se inyectaron 9.000 millones en ayudas y ahora se pierden 8.000, aunque confía en que ello no tendrá un impacto en el déficit muy significativo.
Aún así hay que tener en cuenta que aunque el comprador no ha pedido más ayudas, el FROB ofreció una serie de garantías adicionales por importe de hasta 800 millones, que le obligarán a cubrir determinados imprevistos en Novagalicia.
Fuentes del FROB calcularon que de esos 800 millones posiblemente tendrá que aportar unos 200, y esa cantidad cree que bastará para cubrir desde las reclamaciones por preferentes hasta la indemnización que les exige la aseguradora Aviva por romper una alianza comercial.
A pesar de todo ello, desde el FROB insistieron en que la oferta ganadora, la del grupo venezolano Banesco, aunque apenas supera los 1.000 millones, fue la mejor, por lo que ha echado en cara también a la gran banca española –el Santander, el BBVA y Caixabank– que no haya sido más generosa en sus pujas.

agujero patrimonial
Además, explicó que buena parte del dinero que se inyectó en la entidad fue destinado a cubrir su agujero patrimonial, lo que ya se contabilizó como déficit público, mientras que la otra parte se considera una inversión.
Sin embargo, teniendo en cuenta que el dinero que recibirá el FROB de Banesco es menor que “esa inversión”, la diferencia tendrá que anotársela el Estado como pérdidas, lo que se trasladará al déficit público.
Las primeras estimaciones de los expertos sitúan este impacto en más de 400 millones, pero desde el FROB declinaron dar una previsión con el argumento de que corresponde a los ministerios de Economía y Hacienda calcularlo.
En cualquier caso, las fuentes del FROB admitieron que tendrá impacto en el déficit, si bien la impresión es que no va ser muy significativo y el contribuyente español tendrá que seguir pagando los intereses del préstamo europeo.
Todo ello porque, según el FROB, era “absolutamente imposible” recuperar los 9.000 millones inyectados en la entidad y que para el organismo público es el resultado de “decisiones de inversión incorrectas tomadas en el pasado”.

incertidumbre
En cuanto a la posibilidad de haber sacado a subasta Novagalicia en un futuro, el FROB ha defendido que haciéndolo ahora se han obtenido 1.000 millones y más adelante es una incertidumbre qué se conseguiría.
Así, por ejemplo, si se hubiera optado por subastarla en tres años, fuentes del FROB creen que la única alternativa a la venta sería la liquidación.
Por otro lado, el FROB cree que Novagalicia perderá aún unos 1.000 millones de euros por su alta morosidad, prácticamente la misma cantidad que se ha comprometido a pagar su comprador.
Esta previsión de pérdidas en la cartera crediticia no podrá ser cubierta con las actuales provisiones del banco y es compatible con el precio ofrecido por Banesco, ya que Novagalicia tendría un valor superior. n

El FROB no está satisfecho porque se pierde casi todo lo inyectado en NCG