Las empresas coruñesas contarán con asesoría para su refinanciación

El director de Negocio Institucional de Abanca, Lino Comesaña, y el presidente de la CEC, Antonio Fontenla | Pedro puig
|

Un acuerdo “de excepcional importancia”, así resumía el presidente de la Confederación de Empresarios de A Coruña (CEC), Antonio Fontenla, el convenio firmado con Abanca para mediar con las empresas de la provincia con el fin de optimizar sus condiciones de financiación ante la crisis derivada del coronavirus.

Se trata, tal y como afirmaba Fontenla, de una manera de afrontar “con garantías” la salida de esta crisis económica. Con este nuevo convenio se posibilitará la creación de un servicio de asesoramiento para estudiar la citada refinanciación bancaria de las empresas.

El director de Negocio Institucional de Abanca, Lino Comesaña, afirmaba que esta propuesta nace de la propia CEC, pero que la entidad bancaria la ha visto con muy buenos ojos, ya que ofrecerán al resto de entes provinciales un propuesta similar.

El propio Comesaña indicaba que en una situación como la que estamos viviendo, la prevención es “fundamental”, por lo que se refirió a este servicio de mediación como un ejemplo de este aspecto, definiéndolo como una suerte de “vacuna empresarial”.

“Servicio esencial”

Explicaba el presidente de la CEC que las pymes no suelen contar con mediadores a la hora de acordar refinanciaciones y añadía que por este mismo motivo surge este acuerdo, para ofrecer “un servicio esencial para afrontar los efectos económicos”, al tiempo que se trata de “preservar” el tejido empresarial que era viable antes de la pandemia y que “volverán a serlo” cuando se supere la crisis.

Este servicio de asesoramiento para la financiación empresarial será esencial “para mantener el pulso” de estas sociedades que son, a ojos de Fontenla, el “pilar esencial de la reactivación” económica.

Se trata, por lo tanto, de un servicio al que podrán optar todas las compañías y empresarios con relación con la CEC. A este respecto, Comesaña aseguraba que será un “trabajo tremendo”, pero que augura que será “muy positivo”.

El objetivo, entre otros factores, es que las empresas no acaben en concurso, ya que, según apuntaba Comesaña, entre el 50 y el 60% de las sociedades con problemas acaban en esta situación. Además, matizaba Fontenla que las solicitudes de concurso aumentaron en más de un 300% durante esta crisis.

Las empresas coruñesas contarán con asesoría para su refinanciación