Calvo jura por segunda vez el cargo de delegado territorial de la Xunta

El Ideal Gallego-2015-11-10-008-edcab0ef_1
|

Desde ayer, Diego Calvo es el nuevo delegado territorial de la Xunta. Calvo prometió trabajar para “mejorar” la provincia coruñesa en su toma de posesión en el cargo, un acto que estuvo presidido por el vicepresidente del Ejecutivo gallego, Alfonso Rueda. En él, se despidió también la nueva directora xeral de Gandería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias, Belén do Campo, hasta ahora delegada territorial, quien agradeció a los funcionarios y a los alcaldes su colaboración a la hora de hacer su trabajo. De ella, Rueda quiso destacar “su disposición para todo lo necesario y esa cara amable” que ha mantenido durante estos años.
En el caso de Diego Calvo, recordó su trayectoria con anterioridad en la Delegación Territorial de la Xunta, cargo del que tomó posesión por primera vez en 2009, cuando se creó. También mencionó en su discurso su paso por la Diputación de A Coruña, organismo del que fue presidente hasta las últimas elecciones municipales, en las que el PP fue desalojado del poder por una alianza entre el PSOE y el BNG, cuyo bipartito rige ahora el organismo provincial. 
Por su parte, el nuevo delegado territorial declaró que espera estar “a la altura del puesto”, al tiempo que lo ha calificado de “vital” para mejorar el conocimiento “de los problemas que existen en la provincia”. “Para que el Gobierno tome las decisiones adecuadas” remarcó.
Por lo demás, defendió la figura del delegado territorial y ha cifrado “en más de 10 millones de euros” el ahorro en estos años con la creación de esta figura frente a los delegados en la provincia para distintas áreas. El acto de su toma de posesión contó con la presencia del alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro; el conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela; y el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, entre otras autoridades.

última intervención
Desde las elecciones municipales, Calvo había ocupado un escaño de diputado en el parlamento provincial que abandonó el pasado viernes tras protagonizar un duelo dialéctico con el también diputado y alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane. El regidor oleirense se había convertido durante el mandato de Calvo como presidente de la Diputación en un acérrimo crítico, incluso aunque en ese momento no era diputado. 
En reiteradas ocasiones denunció el sistema de reparto de ayudas y subvenciones que utilizaba el Ejecutivo provincial del PP; incluso llegó a ser expulsado del salón de plenos al pretender intervenir en una sesión desde la zona de público e invitados. Y no ha moderado el tono ahora que ocupa un escaño.

Calvo jura por segunda vez el cargo de delegado territorial de la Xunta