Unidos en el temporal

Después de una temporada para el olvido que finalizó con una adulteración flagrante por parte de los comités, el RC Deportivo y su entorno solo piensan en regresar al fútbol profesional cuanto antes | quintana
|

Espoleado por el varapalo moral que ha supuesto que el triunvirato que rige el fútbol profesional español (Liga, Federación y CSD) haya otorgado un trato indigno a un club que se ha visto obligado a recurrir a la justicia ordinaria para defender sus derechos, el RC Deportivo se ha marcado como prioridad absoluta regresar al fútbol profesional con suma urgencia.

Aunque el acuerdo económico suscrito con Abanca ha aliviado el estado de necesidad de las arcas de la entidad de la Plaza de Pontevedra, la viabilidad en un futuro a corto-medio plazo dependerá de abandonar la Segunda B —donde no militaba desde la 80-81—.
Sin más tiempo que perder y una vez conocida la decisión del Comité Superior de Deportes el Depor ha puesto a funcionar su maquinaria para reconquistar el lugar que le ha sido arrebatado.

Presupuesto y plantilla
Muy condicionado por la austeridad de medios que caracteriza a la categoría de bronce —sin contratos millonarios por derechos audiovisuales—, los herculinos verán recortado su presupuesto de modo drástico (este podría quedar tasado en unos diez millones de euros). 

Por este motivo, cada operación abordada por el club deberá ser observada con lupa por el Consejo de Administración, el encargado de que no se despilfarre ni un euro.

El Depor ya se ha hecho con los servicios de un conocedor de la Segunda B como el secretario técnico Alfonso Serrano para coordinar junto con Richard Barral la planificación deportiva de un plantel que, lógicamente, sufrirá numerosas modificaciones respecto al del curso 19-20 debido a los recortes presupuestarios.

En este sentido, cada uno de los futbolistas que se encuentran realizando la pretemporada deberán sopesar los pros y los contras de su continuidad en el vestuario coruñés, tal vez renunciando a parte de su salario.

Hasta el momento el único que ha confirmado que no hará las maletas y que se quedará para intentar al Depor a salir del pozo ha sido el capitán Álex Bergantiños, dispuesto a seguir tirando del carro.

Fernando Vázquez, máximo responsable técnico deportivista, ha concedido este fin de semana libre a sus pupilos para que analicen sus respectivas situaciones contractuales y mediten si desean seguir enrolados en el proyecto.

Un mes para planificar
Habida cuenta de que la competición en la categoría de bronce dará inicio como muy pronto en octubre, el RC Deportivo dispone de algo más de un mes para configurar un plantel de calidad que pueda marcar la diferencia.

No en vano, el cuadro coruñés partirá como el máximo favorito al ascenso de su grupo, que hasta el momento tampoco ha sido definido.
En un espectro competitivo marcado por el virus Covid-19, los herculinos deben estar preparados para cualquier tipo de contingencia que pueda alterar el normal desarrollo de la Liga.

Ansiosos por renovar
El sentimiento de abandono y de haber sido víctimas de una injusticia hiperbólica ha generado un clima de unión total en un deportivismo que se muestra dispuesto a no dejarse pisotear más para regresar lo antes posible a la élite.

De esta forma han sido numerosos los socios blanquiazules que ya han dejado patente su deseo de renovar sus abonos para el curso venidero 20-21.

Sin dilación, el Deportivo se encuentra trabajando a destajo en una campaña de captación de socios con la que fidelizar a la mayor cantidad de incondicionales para su desafío actual y también garantizarse un elevado porcentaje del presupuesto anual 20-21.

Unidos en el temporal