Arteixo y Carballo, “en alerta” ante la posibilidad de asentamientos ilegales

17 julio 2011 / 13 agosto 2011 página 17 arteixo.- la rehabilitación de as eiras necesitaría una inversión de cinco millones la zona de as eiroas es uno de los barrios más antiguos del núcleo de meicende
|

Mientras se preparan para afrontar la actuación de las autoridades, los ocupantes del edificio de A Silva calibran las posibilidades de trasladarse a otros lugares. Uno de los portavoces del grupo de gitanos señaló que una vez desalojados Penamoa y el Residencial Finisterre podrían desplazarse a otros puntos de la ciudad e, incluso, a otras localidades próximas como Arteixo o Carballo.

Como era de esperar, en ambos municipios la noticia ha sido acogida con reservas, porque no es la primera vez que se especula con la posibilidad de que los desalojados de Penamoa se trasladen fuera de A Coruña. “Nós xa levabamos tempo con esta situación de alerta, porque co plan de desaloxo se especulara moito co tema dun traslado a Carballo, que ao final se quedou en pura rumoroloxía”, explicó el alcalde de Carballo, Evencio Ferrero.

El regidor dejó claro que su ejecutiva no va a permitir que se fomente el chabolismo en el municipio y que haya personas que se instalen “á marxe da legalidade”.

“Se esta xente compra ou aluga un piso en Carballo serán benvidos, obviamente, pero non imos a facilitar ningunha ubicación doutro tipo”, aseguró Ferrero , quien dijo desconocer las motivaciones de los chabolistas para querer mudarse al municipio.

 

“Guetos” en Meicende > El caso opuesto está en los vecinos de Arteixo, concretamente del núcleo de Meicende, que están casi resignados a un nuevo traslado de desalojados de Penamoa a la zona. “La anterior corporación municipal coruñesa y la Xunta se tomaron a pitorreo el tema del desalojo y parece que ahora vamos por el mismo camino”, afirmó tajante el presidente de la asociación de vecinos San Xosé Obreiro, Orlando Bello.

Bello criticó la actuación de ambas administraciones por desmantelar Penamoa “sin preocuparse realmente de a dónde irían los afectados”. “Han metido a esta gente en pisos, cuando están acostumbrados a vivir a su aire, en casas para guardar la chatarra”, apuntó el portavoz.

Bello incidió en el mal funcionamiento del Plan Especial y confirmó que algunos de los miembros de las casi 30 familias que se habían realojado en Meicende están ahora en el edificio de A Silva. “Está claro que la integración no ha funcionado, porque tienen sus costumbres y prefieren otro tipo de vida, y los vecinos no queremos crear guetos, pero es lo que va a acabar pasando cuando se presiona a estas personas”, aseguró.

El portavoz vecinal también indicó que las casas de San José, ubicadas entre la Refinería y la Tercera Ronda, también han sido ocupadas. “Ya nos habíamos quejado muchas veces de que allí se trapicheaba con droga y que era mejor echarlas abajo, pero nadie tiene muy claro de quién es la titularidad”, señaló Bello.

Los vecinos también llevaban tiempo pidiendo la demolición de las tres viviendas porque constituyen un tapón urbanístico en la avenida de Finisterre.

Arteixo y Carballo, “en alerta” ante la posibilidad de asentamientos ilegales