La Fiscalía española y la alemana se reunirán para tratar la extradición de Puigdemont

Puigdemont gesticula durante una rueda de prensa | clemens bilán (efe)
|

Fiscales españoles y alemanes se reunirán en Eurojust, la agencia europea para la cooperación judicial, “probablemente mañana por hoy)” para tratar los delitos recogidos en la euroorden dictada contra el expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont, confirmó una fuente de este organismo.

Según explicó la fuente, el encuentro en La Haya, sede de Eurojust, será “en las próximas horas, probablemente mañana (por hoy) temprano” y tendrá lugar a “puerta cerrada y será totalmente confidencial”, por lo que no se espera que trascienda información sobre el contenido de la reunión.
La oficina española y la alemana en este organismo estuvieron en contacto a lo largo del día de ayer para preparar el encuentro, aunque ambas mantienen un gran secretismo sobre esa cita.
Mientras, la Justicia española prevé reforzar ante el tribunal alemán de Schleswig-Holstein las pruebas contra el expresident de la Generalitat por los delitos de rebelión y malversación antes de que este órgano tome una decisión definitiva sobre su entrega o no a nuestro país para que pueda ser juzgado por el Supremo.

Así lo señalaron fuentes jurídicas, que explican que esta batería de pruebas por la supuesta rebelión se incorporará al envío que va a realizarse a instancias del propio órgano judicial alemán.
El tribunal de Schleswig-Holstein había reclamado a nuestro país más pruebas de la malversación que indiciariamente se imputa al exmandatario catalán, si bien las fuentes jurídicas confirmaron que se aprovechará esta oportunidad para tratar de ampliar las pruebas por el delito más grave, el de rebelión, que fue excluido inicialmente de los delitos por los que Puigdemont puede ser entregado a nuestro país.

Violencia
Así, se trata de poner en conocimiento de los magistrados Martin Probst, Matthias Hohmann y Matthias Schiemann las pruebas que les permitan valorar la violencia que según la investigación judicial se desplegó en las calles de Cataluña el pasado 1 de octubre, cuando se celebró el referéndum ilegal auspiciado por el exGovern de Puigdemont.
La Fiscalía General del land alemán de Schleswig-Holstein solicitó que el expresidente catalán Carles Puigdemont fue extraditado a España por los delitos de rebelión y malversación de fondos de los que le acusa el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, y pidió que siguiera en prisión por “riesgo de fuga”. No obstante, el tribunal decidió dejarle en libertad provisional mientras resuelve si finalmente le entrega o no a España y rechazó que pueda concederle la extradición por el primero de los delitos señalados.

En lo referido a la rebelión, el tribunal alemán señaló en su resolución que los actos violentos producidos durante la jornada del pasado 1 de octubre pueden atribuirse a Puigdemont “en su calidad de iniciador y promotor” del referéndum.
Sin embargo, añadían que “no pueden considerarse más notables en cuanto a su carácter, alcance y efectos” que los disturbios generados en Frankfurt en los 80 y no fueron suficientes para presionar al Gobierno español de tal modo que este se viera forzado a “capitular ante las exigencias de los violentos.

Sobre la malversación, señalaba el tribunal alemán que lo expuesto por el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena “no satisface” las exigencias legales por no contender una “descripción suficiente” de las circunstancias en las que se produjo.

La Fiscalía española y la alemana se reunirán para tratar la extradición de Puigdemont