A Coruña cobija a 217 refugiados y prevé la llegada de sirios del Líbano

Desde el Ministerio de Interior apuntan que Grecia e Italia ya no tienen refugiados reubicables | elvis gonzález
|

El Ayuntamiento contabiliza hasta 217 refugiados viviendo en la ciudad actualmente dentro de los programas de acogida que comparten la Asociación Comisión Católica Española de Migraciones (Accem) y Cruz Roja. Ambas gestionan la primera toma de contacto y la posterior cuando pasan seis meses y se “independizan”, entre comillas porque se supone que aquí arranca su trayectoria laboral. En teoría, en la segunda fase alcanzan autonomía, pero estos son los menos.
Las tres nacionalidades que más se repiten son Venezuela, Ucrania y Siria. En Accem, llegaron sobre 25 sirios en el último año y está previsto que arriben más, pero no de los campos de concentración de Grecia e Italia, desde donde dicen que ya no hay personas reubicables. Los próximos serán asentados en el Líbano con el estatuto del refugiado en la mano.
Los más de 200 registrados en María Pita están al margen de los solicitantes de asilo, que son muchos más porque los hay que alegan tener recursos económicos para hacer frente y los que tienen familia gallega. Accem dispone de 47 plazas en los pisos que alquilan directamente, once más que en 2016.

Aquí pasan medio año para ser más tarde ellos los que buscan una vivienda sufragada por el estado, junto a los recibos y la manutención. Actualmente, están 60 en estas condiciones. Por otra parte, Lía, de Accem, nota la llegada cada vez más de mujeres de Costa de Marfil y Camerún, víctimas de la violencia de género. Aquí comparten situación con los ucranianos, que huyen del conflicto armado o no quieren un reclutamiento forzoso. Los iraquíes salen escapando de zonas dominadas por el ISIS, al igual que los de Afganistán y los que proceden de Honduras y el Salvador, que evitan a las maras. En Nigeria la causa mayor es la trata de humanos y son varios los rusos, marroquíes o argelinos que recalan en A Coruña porque su condición homosexual está penalizada en sus países.
Por su parte, Cruz Roja atiende las necesidades de 69 refugiados de 11 nacionalidades. Tienen seis pisos y antes de que acabe el año esperan tener dos más. Dicen desde la institución que apenas tardan tres días en ocupar una casa. Y es que en dos años, España pasó de tener 250 a 2.500.

A Coruña cobija a 217 refugiados y prevé la llegada de sirios del Líbano