La rebaja de la huella sonora de Alvedro abre una polémica entre alcalde y PSOE

El PSOE culpa al Seoane de crispar la relación con Aviación Civil
|

“La victoria tiene muchos padres, la derrota es huérfana”. La frase, que algunos atribuyen a Napoleón Bonaparte, otros a John F. Kennedy y que recientemente trajo a colación José Mourinho para responsabilizarse de uno de los contados resultados adversos del Real Madrid a lo largo de esta temporada, define con bastante exactitud la situación que se ha generado, tras el anuncio de que la Dirección General de Aviación Civil reducirá el impacto de la huella sonora del aeropuerto de Alvedro sobre el municipio de Oleiros.

El portavoz del grupo municipal socialista, Luís Vázquez, indicó después de que el alcalde, Ángel García Seoane, hiciese públicas las intenciones de Aviación Civil, que el PSOE defendió siempre que la solución al desbloqueo del plan de urbanismo municipal vendría con la aprobación del nuevo Plan Director.

“La estrategia seguida por el Ayuntamiento de judicializar y crispar las relaciones con Aviación Civil solo sirven para gastar dinero y sacar pecho, en plan bravucón, pero que no aportan ningún resultado práctico”, añadía Vázquez en un comunicado esta semana.

Las declaraciones del que fuera secretario xeral de la Consellería de Ordenación do Territorio durante el gobierno bipartito no pudieron ser peor recibidas por el mandatario local.

Seoane contestaba ayer mismo al ahora portavoz del PSOE local responsabilizándolo de solicitar en 2003 un informe a Aviación Civil “tan solo unos días antes de que terminara el plazo para la aprobación definitiva del PGOM”.

El documento, que según Seoane imponía la huella sonora y que hipotecaba dos millones de metros cuadrados de superficie, impidió durante seis años la tramitación del plan general. Un hecho del que Seoane culpa a Vázquez de forma directa.

 

“En solitario” > Seoane añade que debido a todo lo expuesto Alternativa dos Veciños, grupo municipal que lidera, se tuvo que enfrentar “en solitario a esta situación de expolio por parte de AENA y Aviación Civil”.

Una situación de enfrentamiento que llegó a los juzgados y que para el alcalde ha finalizado con la decisión de Aviación Civil.

“Una vez más el señor Vázquez, con su verborrea, intenta sacar tajada política. Si alguien hace populismo y engaña a los vecinos, si alguien atenta (...) es este personaje político al que ahora le falta el bufón que hacía de bravucón”, apostilla Seoane.

 

La rebaja de la huella sonora de Alvedro abre una polémica entre alcalde y PSOE