Continúa el idilio con Kiev

Spain's Mario Gaspar (2nd L, front) celebrates his goal with team mates during their Euro 2016 group C qualifying soccer match against Ukraine at the Olympic stadium in Kiev, Ukraine, October 12, 2015. REUTERS/Valentyn Ogirenko TPX IMAGES OF THE DAY
|

e.p. 
kiev

La selección española de fútbol cerró con buena nota su fase de clasificación para la Eurocopa de Francia del año que viene tras derrotar a domicilio a Ucrania por 0-1, pese a jugar con un equipo muy renovado donde sobresalieron las figuras del portero De Gea y el lateral Mario Gaspar.
El guardameta madrileño realizó paradas brillantes y llenas de reflejos que controlaron las acometidas del combinado local, al que le faltó tener más ambición desde el pitido inicial por jugarse más y que quedó condenada al ‘play-off’, mientras que el defensa del Villarreal celebró del mejor modo posible su debut como internacional con el gol que finalmente significaría además la victoria.
La ‘Roja’ no firmó un mal partido pese a un once muy novedoso, con sólo un titular respecto al partido del viernes ante Luxemburgo (Cesc). Tuvo menos ocasiones que su rival, pero también podría haber sentenciado antes si Cesc hubiese acertado desde el punto de penalti. Además, Thiago demostró que quiere recuperar su sitio y su conexión con Isco y Nolito fue también destacable.
La actual campeona de Europa se plantó en el Olímpico de Kiev, escenario de su tercer título continental, con sólo un jugador en el once titular de aquella gesta, el ‘centenario’ Cesc, rodeado por debutantes como Etxeita y Mario Gaspar, por futbolistas con ganas de revalorizarse en el combinado como Isco o Nolito, o por Thiago, de vuelta más de año y medio después de su última aparición internacional.
Mario Gaspar se convirtió en inesperado protagonista positivo del combinado. La ‘Roja’, que sólo había llegado en una buena contra que envió alto Cesc, dibujó una buena jugada entre Nolito y Thiago y el del Bayern envió un buen centro sabedor de que por allí andaba el jugador del Villarreal para añadir más alegría a la del debut.
Ucrania no encajó bien el golpe y el delantero del Celta tuvo tiempo para inventar otro pase genial para la entrada de Cesc. Kucher no midió bien y derribó al de Arenys, pero este, en cambio, no pudo festejar su partido 100 porque Pyatov aguantó el amago y luego metió una mano salvadora para detener el penalti y mantener con vida a los suyos.
A partir de ahí, los locales se fueron reponiendo, pese a que sufría cuando España imponía su mayor talento con el balón. 
Ucrania salió menos contemplativa en la reanudación. Sabedora de que Eslovaquia no fallaba en Luxemburgo, necesitaba remontar para el billete directo para el mejor tercero e intentó mandar más, con el riesgo de dejar más espacio para la creatividad de Thiago, Isco y Nolito. Este trío firmó una espectacular jugada, que Alcácer no logró remachar con acierto.

Continúa el idilio con Kiev