Jason Bateman declara que es "una persona normal" en un mundo de excéntricos

00002014091121583369814
|

 "Soy una persona normal", declaró el actor estadounidense Jason Bateman durante una entrevista en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), en el que presentó su última película, "This Is Where I Leave You", en la que también intervienen Jane Fonda y Tina Fey.

Bateman, de 45 años, es, en su normalidad, un poco una rareza en el mundo de Hollywood. Para empezar, es uno de los pocos actores que empezaron su carrera cuando era un niño y no han terminado en las portadas de la prensa amarilla por sus escándalos.

El actor ocupa las portadas de los medios de comunicación, pero por motivos muy distintos: es una de las estrellas al alza de Hollywood, admirado por sus trabajos en televisión ("Arrested Development") y la pantalla grande, así como por su incipiente carrera como director ("Bad Words", 2013) y productor.

Pero llegar hasta aquí no ha sido fácil para un actor que empezó su carrera en la popular serie de televisión "Little House on the Prairie" en 1981, cuando tenía 10 años de edad.

En el pasado, Bateman ha hablado de las difíciles relaciones con sus padres, que promovieron su temprana carrera artística, y sus dificultades con el abuso de estupefacientes en su adolescencia.

"Es difícil equilibrar todo. Tienes que intentar crear momentos de tiempo intensos en ambas áreas, de forma que cuando estás en uno realmente tenga contenido", explicó Bateman a Efe a la pregunta de cómo equilibra las exigencias de ser actor, director, escritor, empresario y padre de familia.

"Quieres aprovechar las oportunidades de trabajo mientras las hay, porque como sabes es un negocio voluble. Y la familia es algo que está siempre cambiando. Tengo dos niñas, una de siete años y otra de dos, y, si te vas durante un mes, pierdes mucho" dijo.

"Cosas como Skype y Facetime ayudan, pero a veces lo hace incluso más difícil", reconoce mirando intensamente a los ojos.

"Soy una persona normal y la gente normal toma decisiones sensibles la mayoría de las veces", declara cuando se le recuerda el largo camino que ha recorrido para llegar al éxito que disfruta en la actualidad.

"Pero el mundo del cine atrae mucha gente anormal, especialmente actores. Así que no es sorprendente que esas personas tomen decisiones malas porque hay mucha gente excéntrica que elige convertirse en actores".

Dinámicas familiares y tensiones son precisamente las temáticas de la tragicomedia que ha estrenado en TIFF, "There Is Where I Leave You", del director Shawn Levy, y que cuenta con la presencia de Tina Fey, Jane Fonda, Adam Driver, Rose Byrne y Corey Stoll, entre otros.

"Se siente como una de esas películas que se solían hacer en la década de los años ochenta. Es emocionante que está siendo distribuida por un gran estudio, porque durante los últimos 10 o 20 años ese tipo de películas han sido relegados al mercado independiente", dijo.

"Espero que el público vaya a verla, porque sería bueno que de nuevo se convirtiese en un tema de interés para los estudios".

Bateman confiesa que las películas "con gancho" o con truco para captar al público le resultan "frustrantes" como actor.

"A veces películas que tienen algún tipo de gancho, mantienen tu atención durante un instante pero como en el caso de anuncios, dura muy poco. Participar en esos filmes es frustrante porque pasas mucho tiempo trabajando en ellos, y sabes que su periodo de caducidad es muy corto".

"Con algo como esto no tienes que trabajar mucho para que sea excelente porque el guión es maravilloso, con un gran elenco y director. Hay mucha calidad. Sólo tienes que ir ahí.

En el caso de "This Is Where I Leave You", Bateman se sintió atraído al proyecto "porque los personajes y la historia son realmente atractivos".

Pero reconoce que la película es en cierta manera una apuesta arriesgada. "Su concepto es sencillo. Simplemente una familia que se junta y habla. Ahora eso ya no es suficiente para vender una película. Se necesita un gran gancho y será interesante ver si el público acudirá por un concepto que es tan sencillo como este".

"Desde luego, una vez que estás en el cine, es una historia fantástica y retiene tu atención. Pero no es fácil de vender en un cartel o un anuncio", añadió el actor.

Jason Bateman declara que es "una persona normal" en un mundo de excéntricos