La vigilancia de las playas se ampliará hasta final de mes si se mantiene el calor

El Ideal Gallego-2014-09-03-001-37e0193e
|

La llegada tardía de las altas temperaturas a la ciudad podría ampliar hasta final de mes la temporada de vigilancia de las playas. Así lo confirmó ayer el director del área municipal de Seguridad Ciudadana, Carlos García Touriñán, que condicionó la decisión al buen tiempo.
El Ayuntamiento abre así esta posibilidad después de dos días en que los termómetros han sobrepasado los 30 grados y tras un fin de semana complicado para los servicios de socorrismo, que se vieron obligados a intervenir una decena de veces para rescatar a bañistas arrastrados por la resaca de la playa del Matadero.
Las incidencias, motivadas por una bandera roja que no todo el mundo respeta, llevaron al gobierno local a establecer un refuerzo en la vigilancia de las tres principales playas urbanas que se mantuvo hasta ayer mismo, ante la previsión de mar de fondo.

en las horas centrales
Con una previsión a medio plazo de altas temperaturas, que según Meteogalicia seguirán alcanzando los 26 grados de máxima hasta mediados de la semana que viene, el gobierno local plantea mantener por unas semanas a los socorristas en los arenales.
Sería, según avanzó ayer Touriñán, en turnos más reducidos, que podrían cubrir el horario central del día, desde las doce hasta las ocho de la tarde, una hora menos que la vigilancia ordinaria, que llega hasta las nueve. El número de socorristas también podría verse reducido que, según destacó el jefe de Seguridad Ciudadana, manteniendo siempre “un número suficiente para atender a cualquier incidencia”. Todo dependerá también de que los bañistas continúen o no acercándose a las playas.
En espera de si eso ocurre, el Ayuntamiento mantiene su llamada a los bañistas para que sigan ciertas reglas básicas de seguridad, como hacer caso del color de la bandera, respetar las indicaciones de los servicios de salvamento, vigilar a los más pequeños o evitar comer de forma copiosa o beber alcohol antes de una zambullida.
Todo ello, en un verano con pocos sustos en aguas coruñesas, y en el que, hasta el pasado fin de semana, se habían registrado hasta un 30% menos de incidencias que en temporadas estivales anteriores, una buena media motivada, al menos en parte, por el tiempo inestable que presidió casi todo agosto.  

La vigilancia de las playas se ampliará hasta final de mes si se mantiene el calor