El PP siembra la duda sobre el rechazo a modificar el proyecto de San Agustín

El Ideal Gallego-2015-08-14-003-27b57b69
|

La polémica que rodea a los mercados municipales de San Agustín y Santa Lucía en las últimas semanas no da tregua al concejal de Emprego e Economía Social, Alberto Lema. Después de que el pasado miércoles se llevase el no de la asociación de placeros del mercado cercano al Ayuntamiento a firmar un documento en el que renunciarían a las obras de reforma, ayer mismo el Partido Popular revolvió aún más el conflicto. El grupo preguntó al gobierno municipal por qué no se hace una modificación del proyecto de rehabilitación para eliminar los riesgos para el edificio que alega para suprimir el presupuesto de actuación. En Santa Lucía exigen saber qué trabajos concretos se le encargarán a la concesionaria.
Una vez fuera del poder, el PP le ha dado la vuelta a la tortilla a los procesos y conflictos que mantenía abiertos con las dos plazas de abastos y critica que la Marea no proponga soluciones para San Agustín antes de optar por la vía sencilla de dejar las obras aparcadas. 
Tras acusar al grupo de gobierno de “intentar manipular a los placeros de san Agustín para no asumir la responsabilidad de la paralización de las obras”, los anteriores gestores centraron su discurso en el supuesto informe técnico que desaconseja la reforma por poner en riesgo la estructura y a los propios comerciantes y clientes. 
“Deberían justificar por qué no es posible incorporar un modificado normal de proyecto, habitual en la mayoría de las obras, sin tener que suspender las mismas”, inquirieron. Ante esta situación, les han hecho llegar una batería de preguntas para solventar los problemas de “falta de transparencia”, pues los empresarios no han tenido acceso al documento que marcará el futuro de sus negocios.
De momento, y ante la ausencia de una versión total de lo que ocurre en el inmueble, el partido de la oposición opina que la paralización corresponde “a una decisión política caprichosa del concejal”. 
De hecho, la agrupación empresarial demanda al representante municipal que dé fechas sobre cuando se va “a hacer el esfuerzo especial por promocionar los establecimientos y cuando se va a abrir, con fechas concretas, el plazo para dar nuevas concesiones” que comprometió. 
También del proyecto de mejora se debate estos días en Santa Lucía, donde –salvo nuevos cambios– los placeros podrán permanecer gracias a un acuerdo de la firma Servicios Cerámicos de Epifanio Campo, que era la concesionaria, y el Ayuntamiento. 
Los ocupantes del mercado lamentan que lo único que se sepa es que se van a realizar reparaciones por valor de 600.000 euros. El departamento que dirige Lema no les ha facilitado información sobre qué problemas concretos se van a abordar hasta el próximo mes de enero. Aprovechando estas dudas, el PP ha insistido en el asunto de la “transparencia” como un duro ataque a la Marea Atlántica. 
En cualquier caso, algunos comerciantes encuentran inútil la inversión teniendo en cuenta que, si sale adelante el proyecto de crear un centro de salud en las instalaciones del barrio de A Falperra, habrá que derribar todo para empezar de nuevo. En este sentido, hay quien lanza la pregunta de por qué el edil del ramo no reclama el dinero correspondiente para invertirlo en la futura recuperación total de la propiedad. 
En este contexto, todo el sector de la ciudad continúa unido para sacar adelante el proyecto de la Federación, que viene de muy lejos.

El PP siembra la duda sobre el rechazo a modificar el proyecto de San Agustín