La nueva ORA reduce a menos de la mitad los impagos del aparcamiento

Copia de El Ideal Gallego-2016-01-27-003-7f9a6bce
|

A finales del mes pasado se finalizó la implantación de los nuevos parquímetros de la ORA. En ese tiempo, se ha conseguido reducir en cerca de un 50% las sanciones por impago del aparcamiento, según fuentes municipales, a pesar de que los usuarios tienen todavía que acostumbrarse a los nuevos parquímetros y a sus modalidades de pago. Uno de los objetivos que tenía en mente el anterior Gobierno local al firmar el pliego de condiciones del servicio es conseguir que los coruñeses se tomaran en serio el pago de la ORA y, por el momento, parece que lo han conseguido. 
El motivo es que, por primera vez en la historia de la zona azul, las multas están llegando a los infractores. Antes, los vigilantes de la ORA se limitaban a dejar en el parabrisas el aviso, que no pasaba de ser una denuncia voluntaria, con escaso valor legal, pero con el nuevo sistema graban la posición de un vehículo infractor por GPS y luego envían una foto a la Policía Local para que tramite la sanción y esta llegue cuanto antes al infractor, sin que tenga que acudir en persona un agente municipal.

reincidentes
“No se hace en todos los casos, solo en el de los reincidentes”, explican fuentes municipales. Porque existen dos tipos de infractor: el que paga el aparcamiento en zona azul pero sobrepasa el tiempo, y aquel que ni siquiera se molesta en pagarlo. La Policía Local siempre ha manejado una lista de estos “reincidentes” cuyos coches retiraba con la grúa si eran descubiertos de nuevo cometiendo la infracción.  
Es a las casas de estos mismos “morosos” a las que llegan las denuncias, de las que antes acumulaban docenas sin preocuparse de ellas. Los vigilantes creen que ahora que se sabe que el ticket de denuncia no es papel mojado, el público está teniendo más cuidado y se preocupa de abonar el aparcamiento cuando estaciona en zona azul. 
Este flujo de dinero repercutirá en las arcas municipales, porque una de las principales novedades que incluye el contrato que el PP dejó tramitado antes de abandonar el Ayuntamiento es que la nueva concesionaria de la ORA no cobrará un euro de las arcas municipales. Es más, el Ayuntamiento espera que para 2016 la ORA le suponga unos ingresos de 885.600 euros en concepto de pagos, porque no se ha contabilizado cuánto cobrarán por las multas de estacionamiento, puesto que ahora las multas deberán pagarse, aunque los detractores del sistema aseguran que sigue sin tener el valor de un denuncia firmado por un agente de Tráfico en el lugar de la infracción.

La nueva ORA reduce a menos de la mitad los impagos del aparcamiento