Un regreso a la rutina que comienza a ritmo de bailes y combates hechos coreografía

El Ideal Gallego-2014-01-16-013-971a9358

Bodypump, bodycombat, running, zumba, spinning o, simplemente fitness. Cualquier tipo de actividad quemagrasas previamente coreografiada vale para cumplir esos propósitos de año nuevo que marcan cada mes de enero la agenda de los coruñeses.

“Enero es una de las fechas psicológicas para las altas”, cuenta orjales

Se nota en todas partes pero sobre todo en los gimnasios de la ciudad que, de repente, han visto cómo la cantidad de matrículas se dispara a un ritmo que solo superan los meses de la vuelta al cole. Lo cuenta el director de Termaria-Casa del Agua, Claudio Orjales, que compara esto del ponerse en forma con los coleccionables que bombardean al consumidor desde la televisión.

“El incremento de la demanda es muy estacional y cada vez más: septiembre y octubre son meses de alta porque es una fecha psicológica en la que empieza el curso y enero es el tercer mes porque mucha gente quiere adelgazar tras los excesos de las navidades”, razona.

Esa sensación psicológica que empuja a la gente a subirse a una máquina o calzarse la ropa de deporte arroja cifras increíbles, aunque estas aún están por cerrar. Por ejemplo, desde la compañía Gaia Gestión Deportiva, de la que dependen las instalaciones de A Sardiñeira, el Agra y Elviña, reconocen que entre los tres gimnasios llegan a registrar “entre 200 y 300 altas”. Algo fuera de lo común. “Se ve claramente que aumentan las matrículas pero ocurre sobre todo después de Reyes y de los primeros días de las rebajas”, aclaran.

En McFit no tienen datos específicos de la ciudad. Dicen que el acceso para socios es libre en todos los complejos europeos y que no hacen estadísticas separadas. Pese a ello la apertura hace escasos meses le ha ayudado a no dejar de crecer.

Si la decisión de marcarse una rutina gimnástica es difícil, más complicado todavía es escoger en qué clase meterse o si es mejor machacarse con las máquinas o a las órdenes de un profesor. “La gente elige un poco de todo, las actividades dirigidas nos funcionan muy bien pero también tiene mucha demanda la sala de fitness”, explica Orjales.
 

Un regreso a la rutina que comienza a ritmo de bailes y combates hechos coreografía

Te puede interesar