Los ponentes del Digital Business Summit concluyen que la revolución digital “no va de tecnología, sino de personas”

El Ideal Gallego-2018-11-21-009-32e5db9e
|

El Instituto de Educación Superior Intercontinental de la Empresa (Ieside) y la Escuela de Negocios y Centro Universitario (ESIC) celebraron ayer la primera edición de la jornada Digital Business Summit en la sede Afundación de A Coruña. 

Javier Sirvent, technology evangelist; Alberto Sáez, jefe de Comunicación Digital de Repsol; y Sandra Yagüe, directora de Marketing Digital Unidad de la Mujer Hospital Ruber Internacional reflexionaron sobre cómo pueden adaptarse las empresas al entorno de economía digital. La importancia del cliente como centro de toda acción, la supervivencia en un entorno que está sobreinformado y sobreestimulado y la adaptación a los nuevos modelos tecnológicos centraron los mensajes de la jornada celebrada ayer.

Además, compartieron con los asistentes “3 retos, 3 oportunidades y 3 consejos”, como recogía el título de este encuentro que moderó José María Macías, director de Icemd Empresas. Todos concluyen que la revolución digital no va de tecnología sino de personas. Javier Sirvent, considerado uno de los cerebros más privilegiados del mundo de la tecnología en España dejó claro que las empresas españolas tienen que “cambiar el chip ya. Si no lo hacen, les digo de qué y cuándo van a morir”. 

Herramientas
Sirven dice que las empresas tienen que comportarse constantemente como una start up, prepararse para un horizonte que es imposible prever. “Van a venir herramientas mucho más rápidas pero lo más importante es el cliente, es el centro de todo, como lo maltrates te lo van a quitar”.

Conocer al cliente es, según Sandra Yagüe, directora de Marketing Digital Unidad de la Mujer Hospital Ruber Internacional, el único modo de centrarse en él: “Hay que viajar con ellos de principio a fin dentro de la experiencia del proceso de compra.

Tenemos que hacer propuestas de valor de acuerdo a lo que piensan los clientes”, asegura la experta, que recalca que “hay que hacer minirrevoluciones en las empresas para que se extienda en toda la cultura de la organización”. Por su parte, Alberto Sáez, jefe de Comunicación Digital de Repsol, expuso los retos para una empresa que quiera desarrollar estrategias de marketing eficaz: crear micromomentos en los que contemos qué hacemos, desarrollar vínculos emocionales con el cliente y que la transformación sea una estrategia integral en la empresa.

“El entorno digital no es la solución a todos los males, si tenéis un mal producto o una mala propuesta de valor os vais a hundir”, aseguró.

Los ponentes del Digital Business Summit concluyen que la revolución digital “no va de tecnología, sino de personas”