San Juan llegará con 900 coches bajo el brazo, si el bombo lo permite

|

En Espasante, una pequeña parroquia de Ortigueira de unos 700 habitantes, piensan renovar todo el parque móvil de los vecinos este mismo verano. La comisión de fiestas de la localidad se ha encomendado a San Juan –patrono del pueblo–, a las propietarias de la administración de loterías La Favorita y, en última instancia, al bombo para asegurar la compra de 900 coches cuyo tirón será el que pague las verbenas de este año.

Y es que la comisión decidió regresar a técnicas de marketing de hace dos décadas para sortear la crisis recaudatoria sobrevenida por la propia crisis económica y pretende vender las 900 rifas adquiridas en la administración coruñesa La Favorita con el reclamo de que si el número elegido toca, el propietario de cada una se llevará un Citroën C4. No habrá pagos en metálico porque la operación está apalabrada con la fábrica y el beneficio que quede será para pagar las verbenas y la tradicional sardiñada.

“Tratamos de idear algo para conseguir dinero para las fiestas porque el presupuesto no alcanza; ya lo hicimos hace 20 años”, explica Antonio Blanco, uno de los avezados vecinos que se echarán a las calles con el objetivo de conseguir dinero para las orquestas. La única diferencia con aquellos maravillosos años es que “en esa época sorteamos Citroën AX”.

No es que la localidad tenga una especial querencia por la firma de automóviles, sino que la prefieren porque “es la única que garantiza tener los 900 coches en 90 días”. Antonio reconoce que el concepto de una rifa=un coche despista bastante a los primeros que han comprado estos boletos sobre ruedas. “A la gente no le entra en la cabeza como vamos a comprar 900 coches hasta que no se lo explicas bien pero si nos tocan los 20 millones de euros la compra está garantizada”, comenta divertido.

Todavía falta dar salida a todos los billetes y también la recaudación puerta a puerta, pero Antonio ya avisa: “Hace 20 años no tocaron, pero si tocan este año ya os veré a todos por aquí en las fiestas patronales”. Eso sí, unos más motorizados que otros.

 

San Juan llegará con 900 coches bajo el brazo, si el bombo lo permite