La turbidez del agua obliga a doblar el trabajo en la captación del Mendo

Las lluvias provocaron una importante subida en el nivel de agua del río Mendo | Pedro Puig
|

Las precipitaciones de los últimos días, además de ocasionar algunos contratiempos en el municipio, provocaron que el agua de los ríos, especialmente el Mendo, baje más revuelta, con mayor cantidad de barro debido a los arrastres, lo que está dificultando las tareas de tratamiento “a pesar de los esfuerzos de los operarios de la empresa concesionaria por que el agua llegue en las mejores condiciones a los domicilios”, indicaron desde el Ayuntamiento de Betanzos. Esta situación implica que, en momentos determinados, el agua puede presentar turbidez, si bien “cumple los parámetros para el consumo”, aclaró el Gobierno de García Vázquez.
No es la primera vez que el suministro de agua se ve afectado por los arrastres y el barro, más en días de lluvias intensas como las causadas por “Ana”, pero sí es la primera tras la preocupación por el escaso nivel del Mendo.
La solución pasa por la mejora de la planta de tratamiento incluida en el convenio firmado entre la Consellería de Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Betanzos y que supondrá una inversión de un millón de euros en el proceso de tratamiento de agua, en la ETAP del Mendo. El alcalde destacó el “interés y la voluntad de la propia conselleira, Beatriz Mato, en que esta obra se ejecute lo antes posible”, precisó García.
En los últimos días, el mandatario mantuvo conversaciones con la dirección de Augas de Galicia para trasladarles la situación del servicio de suministro y del nivel del Mendo. El director del ente público, Roberto Rodríguez, brindó al municipio “cualquier tipo de apoyo técnico” por si era necesario y explicó que en estos momentos el proyecto de mejora de la planta está en fase de redacción, siendo una obra clave “para garantizar el sistema de abastecimiento agua” de todo Betanzos.

Soluciones
García, que también se interesó por el plan director de saneamiento que contratará igualmente la Xunta, ahora en licitación, explicó que la solución técnica de mejora de la planta de tratamiento de agua recoge una serie de obras que redundarán en una mejora notable de la estación de tratamiento y de los bombeos de agua potable “aumentando tanto su calidad como la cantidad de extracción” desde el río Mendo.
Las obras que se pretenden ejecutar consisten en la mejora del sistema de abastecimiento con el fin de incrementar la capacidad de regulación, optimizando también los procesos de potabilización y su objetivo, según indicó el alcalde, es garantizar un mejor sistema y que los “betanceiros puedan tener agua en cantidad y calidad suficiente para satisfacer las demandas futuras”.
Esta actuación permitirá, entre otras cosas, eliminar los problemas de turbidez como los registrados tras el paso de “Ana”.

La turbidez del agua obliga a doblar el trabajo en la captación del Mendo