Un desarrollo propio cuyos beneficios ha verificado un estudio del hospital La Paz

|

Diario de Ferrol-2011-07-13-004-1f51b78b

  La puesta en marcha de NOBO requirió de un importante proyecto de investigación para el desarrollo de un Omega 3 altamente concentrado y válido para la industria farmacéutica. Los empresarios recurrieron a la Cátedra de Tecnología de los Alimentos de la Universidad Autónoma de Madrid, el Instituto de Fermentaciones Industriales del CSIC y el hospital La Paz, donde para completar el trabajo se ha desarrollado un estudio clínico que ha permitido verificar, científicamente, que la ingesta del producto mejora la salud, puesto que reduce el riesgo de accidentes cardiovasculares y favorece una menor acumulación de colesterol en las paredes del torrente sanguíneo.
El estudio clínico y su correspondiente informe se publicó en marzo, si bien no será el último que realizará NOBO. El laboratorio de la planta de producción de As Somozas trabajará día y noche para realizar los preceptivos análisis de todas las partidas de Omega 3. Las muestras se conservarán durante cinco años, como marca la normativa, y también se desarrollará trabajo de investigación, propiamente dicho. “Queremos estudiar la dosificación por arquetipo humano”, comentó Ricardo Blanco, que destacó que la labor de I+D ha sido y será esencial para mantener la planta de As Somozas en la vanguardia mundial, a gran distancia del resto de las fábricas de Omega 3 del país.
Las altas exigencias de los sectores alimenticio o farmacéutico en los que se moverá NOBO obligan a desarrollar controles exhaustivos. El carácter de la empresa marca, también, la alta cualificación de su plantilla, en la que ya se cuenta un médico y que tendrá también ingenieros superiores, químicos y biólogos con una alta especialización. En la planta de producción habrá licenciados en química o biología y también titulados en ciclos superiores de Formación Profesional.

Un desarrollo propio cuyos beneficios ha verificado un estudio del hospital La Paz