Cómo acortar la distancia en tiempos de pandemia global

Cómo acortar la distancia en tiempos de pandemia global
|

La pandemia de COVID-19 está poniendo a prueba a nuestra sociedad de una forma que no se veía desde los convulsos años 30 del pasado siglo XX. El confinamiento ha supuesto la separación de millones de familias durante meses, muchas veces en ciudades, regiones e incluso países diferentes. Pero como dice el refrán “la vida siempre se abre camino”, y esta triste experiencia nos está haciendo más fuertes ante las adversidades. 

Una prueba la encontramos en la prestigiosa empresa del sector florista Telerosa, que ha visto cómo se multiplicaban por 6 sus ventas. Enviar flores a otra ciudad, tanto a amigos como a familiares, se convirtió en una forma de acortar las distancias en tan duros momentos.

El servicio online de Telerosa llegó a tener un ritmo de pedidos que obligó a su dirección a cancelar algunas entradas de pedidos para poder mantener la gran calidad de servicio que caracteriza a esta empresa, que cuenta con más de 20 años de experiencia.

En muchas ocasiones los receptores de las flores eran ancianos y personas vulnerables que por la situación se habían quedado solos y aislados. Los gestos de alegría, agradecimiento y felicidad que han visto los repartidores al entregar las flores han sido extraordinariamente emotivos.

Las flores como lenguaje de esperanza

En ausencia de contacto físico, la forma de expresar el amor y la esperanza ha de pasar necesariamente por los símbolos, y no hay símbolos más positivos que las flores, que siempre despiertan buenos sentimientos en quienes las reciben y contemplan.

El confinamiento coincidió con celebraciones clave como el día de Sant Jordi o el Día de la Madre, pero el virus no pudo evitar que las familias pudieran felicitarse y mostrar su cariño a través del envío de flores a domicilio.

Las flores mantienen alta la moral

Sin duda, estamos viviendo tiempos inciertos. A las tristes pérdidas que hemos sufrido hay que añadir el temor a que los rebrotes puedan llevarnos a la situación de confinamiento estricto que vivimos durante los meses de marzo, abril y mayo.

Lo que estamos viviendo puede calificarse casi como una guerra, y en todo conflicto es importante mantener la moral muy alta.

La lucha contra el virus tiene diferentes frentes, y uno de ellos es nuestro día a día, nuestra actitud ante el infortunio, que debe ser positiva por nuestro propio bien y el de las personas que nos rodean.

Es nuestro deber rodearnos de belleza, y las flores son el mejor regalo que nos ha otorgado la naturaleza. Las tinieblas se vuelven luz y la tristeza torna en alegría cuando flores y plantas, símbolos de la vida, nos rodean.

Mucho que celebrar

A lo largo del confinamiento, además de las fiestas ya indicadas, hubo mucho que celebrar, a pesar de la separación que sufrieron muchas familias: cumpleaños, santos o aniversarios de boda.

Para estas y otras celebraciones las flores fueron la mejor forma de mostrar el cariño por las personas queridas que, desgraciadamente, se encontraban en la distancia.

Empresas como Telerosa han realizado una labor extraordinaria durante el confinamiento, cubriendo uno de los frentes más importantes en la batalla que estamos librando contra el virus: el de la esperanza. A falta de abrazos físicos, las flores son la mejor forma de expresar el amor, aun a cientos de kilómetros de distancia.
 

Cómo acortar la distancia en tiempos de pandemia global