Los dos tripulantes de un crucero detenidos con 11 kilos de cocaína cumplirán seis años de prisión

13 abril 2013 página 9 A Coruña.- Los tripulantes del crucero MSC Magnífica, detenidos con más de 12 kilos, llevaban la cocaína adosada en el cuerpo
|

Penas de seis años y un mes de cárcel y multas de 1,7 millones de euros deberán afrontar los dos tripulantes del crucero “MSC Magnífica” que en abril del año pasado fueron detenidos tras detectárseles un total 35 paquetes de cocaína adosados al cuerpo durante una inspección que la Unidad de Drogas de la Policía Nacional realizó en el interior del buque durante su escala el puerto coruñés.
El Tribunal Supremo acaba de rechazar los recursos de casación que presentaron los dos acusados contra la sentencia por la que la Audiencia coruñesa los condenó a ambos por delito contra la salud pública por tráfico de droga en cantidad de notoria importancia, en relación a los 10,65 kilos de cocaína que transportaban, toda ella con una pureza superior al 66%.

nerviosismo
La droga fue detectada en el cacheo superficial al que se sometió a los dos sospechosos, dos hombres de 39 años y origen filipino. Tal como reflejó la sentencia de la Audiencia, los agentes que realizaban la inspección de identificación sospecharon de ambos tripulantes al observar nerviosismo ante el operativo.No obstante, y según informaba la Policía Nacional tras cerrar las detenciones, la entrada en el navío no era casual, sino fruto de las investigaciones contra el tráfico de estupefacientes desde países sudamericanos. En este caso, el crucero había partido de Brasil y la de A Coruña era su primera escala europea antes de dirigirse a Reino Unido, destino recurrente de las redes de transporte de droga a gran escala.

miedo insuperable
Tras la detención, los encausados reconocieron su implicación en el traslado del alijo, aunque aseguraron que se habían visto obligados a realizar el transporte, al haber sido amenazados por una banda de desconocidos durante una escala del barco en la ciudad de Santos, Brasil.
Ese argumento sirvió a sus defensas para intentar evitar la condena, primero ante la Audiencia y a continuación ante el Supremo. Tanto en los alegatos del juicio como después en los recursos, los tripulantes adujeron una situación de “miedo insuperable” y de “estado de necesidad” para tratar de obtener una circunstancia eximente que les evitara volver a ingresar en prisión (cumplieron una parte de la pena en preventiva). Para ello, hablaron de los “5.000 dólares” que los narcotraficantes les habían ofrecido por llevar los paquetes de cocaína a destino, un argumento que no ha convencido a los magistrados.
Como ya hiciera la Audiencia, el alto tribunal descarta ahora que la mera versión de los procesados sirva para probar la realidad de las amenazas, que además, señala, deberían ser “reales, serias e inminentes” para poder ser entendidas como un elemento capaz de influir en el comportamiento de los marineros. 

Los dos tripulantes de un crucero detenidos con 11 kilos de cocaína cumplirán seis años de prisión