La NASA se embarca en una búsqueda espacial de troyanos

03/02/2017 La misión OSIRIS-REx de la NASA, en plena ruta de 2 años hacia el asteroide Bennu, va a buscar asteroides troyanos desconocidos en la órbita terrestre, con un rastreo de cámaras del 9 al 20 de febrero SOCIEDAD IN
|

La misión Osiris-Rex de la NASA, en plena ruta de dos años hacia el asteroide Bennu, se encargará de buscar asteroides troyanos desconocidos en la órbita terrestre, con un rastreo de cámaras del 9 al 20 de febrero.
Los asteroides troyanos son compañeros de viaje de los planetas mientras orbitan el sol, permaneciendo cerca de un punto estable 60 grados delante o detrás del planeta. Debido a que constantemente llevan o siguen en la misma órbita, nunca chocarán con su planeta compañero. El término “asteroide troyano” se estableció cuando se decidió nombrar a los asteroides compañeros de Júpiter en recuerdo de los combatientes de la guerra de Troya en la mitología griega.
Se sabe que seis planetas en nuestro sistema solar albergan asteroides troyanos: Júpiter, Neptuno, Marte, Venus, Urano y la Tierra. Aunque se sabe que más de 6.000 asteroides troyanos están orbitando junto con Júpiter, los científicos han descubierto solo un troyano de la Tierra hasta la fecha. Este se llama 2010 TK7 y fue encontrado por el proyecto Neowise de la NASA en 2010.
Los científicos predicen que debería haber más troyanos en la trayectoria orbital de la Tierra, pero estos asteroides son difíciles de detectar porque aparecen cerca del Sol desde el punto de vista de la Tierra. Sin embargo, a mediados de febrero, la nave espacial OSIRIS-REx va a estar idealmente posicionada para llevar a cabo una inspección del punto estable frente a la Tierra.
Durante más de 12 días, la búsqueda de asteroides troyanos empleará la cámara de imágenes MapCam de la nave espacial para escanear metódicamente el espacio donde se espera que existan troyanos terrestres. MapCam forma parte de la OSIRIS-REx Camera Suite (OCAMS), diseñada y construida por investigadores del Lunar and Planetary Laboratory de la Universidad de Arizona.
Muchas de las observaciones de la campaña se parecen mucho a las actividades planificadas de MapCam durante su próxima búsqueda de pequeñas rocas que orbitan el asteroide Bennu. Aunque la probabilidad de encontrar pequeñas rocas alrededor de Bennu es baja, la búsqueda de troyanos sirve como un ensayo para este control crítico de seguridad, así como para las operaciones de ciencia primaria.

pistas del sistema solar
“La búsqueda de asteroides troyanos proporciona una ventaja sustancial a la misión OSIRIS-REx”, señala Dante Lauretta, investigador principal de OSIRIS-REx y profesor de ciencia planetaria en la Universidad de Arizona. “No solo tenemos la oportunidad de descubrir nuevos miembros de una clase de asteroides, sino que lo más importante es que estamos practicando operaciones críticas de misión antes de nuestra llegada a Bennu, lo que en última instancia reduce el riesgo de la misión”, reiteró.
La nave espacial OSIRIS-REx se encuentra actualmente en un viaje de siete años para reunirse, estudiar y traer una muestra de Bennu a la Tierra. Esta muestra de un asteroide primitivo ayudará a los científicos a comprender la formación de nuestro sistema solar hace más de 4.500 millones de años.

La NASA se embarca en una búsqueda espacial de troyanos