La UE exige a May que aclare su plan para los ciudadanos tras el Brexit

British Prime Minister Theresa May arrives at the EU summit in Brussels, Belgium, June 23, 2017. REUTERS/Eric Vidal
|

La Unión Europea (UE) acogió ayer con recelo la oferta presentada por la primera ministra británica, Theresa May, en relación con los ciudadanos europeos que residan en el Reino Unido tras el Brexit y pidió a Londres que aclare los derechos que les serán reconocidos y la manera de resolver posibles disputas.


Los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, se mostraron abiertamente críticos con las ideas adelantadas por May a sus homólogos europeos el jueves, en la primera sesión de la cumbre.
El Reino Unido tiene previsto presentar oficialmente los detalles de esa propuesta el próximo lunes. “Mi primera impresión es que la oferta del Reino Unido está por debajo de nuestras expectativas”, indicó Tusk en una rueda de prensa al término de la cumbre, y añadió que “corre el riesgo de empeorar la situación de los ciudadanos”. “Nuestro papel durante las negociaciones será reducir ese riesgo”, añadió Tusk.

Inimaginable
Por su parte, Juncker dijo que la propuesta “es un primer paso, pero no es suficiente” y añadió que le parece “inimaginable” que el Tribunal de Justicia de la UE quede excluido de cualquier acuerdo sobre los ciudadanos en relación con el Brexit, como piden los británicos.
May avanzó el pasado jueves algunos de los elementos de la propuesta, que plantea que el Reino Unido reconocerá el derecho de quedarse a los europeos que hayan residido de forma legal en el Reino Unido durante cinco años cuando llegue la fecha que se fije para la ruptura.


Los que no lleguen a los cinco años podrán seguir en territorio británico hasta que puedan demostrar que han completado el plazo y disfrutar así de una residencia permanente. El primer ministro maltés, Joseph Muscat, cuyo país preside este semestre la UE, indicó que la propuesta de May tiene lagunas, como el hecho de que “los ciudadanos que lleguen en cierta fecha serán tratados de diferente manera que los que lleguen en otra”.


Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, consideró la oferta de May un “buen punto de partida”, pero subrayó que no supone un “gran avance”.
“Ayer tuvimos una primera discusión muy general en la que se nos dijo que después de cinco años de residencia, los ciudadanos podrían permanecer permanentemente en el Reino Unido. 
“Es un buen comienzo, pero no es el gran avance”, dijo Merkel en una rueda de prensa conjunta con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, al término de la cumbre de Bruselas. 


Macron, que asintió ante la afirmación de la canciller alemana, confirmó que comparte su opinión y aseguró que la voluntad de París y Berlín es “coordinarse muy estrechamente y tener una sola voz común en las negociaciones del  Brexit”.
Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró que España dará “la batalla” por mejorar la protección de los españoles que viven desde hace menos de cinco años en el Reino Unido y admitió que la oferta de Theresa May sobre la protección que ofrecerá a los europeos en el país tras el Brexit “podía haber sonado mejor”.


“Prefiero una regulación mejor para todas aquellas personas que no lleven todavía cinco años en el Reino Unido y por tanto esa batalla la daremos. Estamos sólo en el principio de una negociación”, dijo el jefe del Ejecutivo español en rueda de prensa al término de la cumbre al ser preguntado si la oferta de May sobre las garantías para los europeos tras el Brexit es un buen comienzo o le parece insuficiente.

La UE exige a May que aclare su plan para los ciudadanos tras el Brexit