La DGT señala en A Coruña tres puntos de riesgo para este puente

01 abril 2010 A Coruña.- La avenida de Alfonso Molina registra retenciones durante la salida del puente de Semana Santa
|

A medida que el puente se acerca, la Dirección General de Tráfico preparar sus planes para hacer frente a los embotellamientos que origen los miles de desplazamientos que tendrán lugar durante el período festivo. La provincia coruñesa es la que más puntos conflictivos acumula, entre ellos muchos accesos a la propia ciudad de A Coruña; como la AC-12 a la altura de Perillo, la AC-11, en el acceso por Alfonso Molina, Palavea y O Portazgo. Otro punto complicado, a juicio de la DGT, es la glorieta de A Grela, donde está la salida hacia la AC-552 en sentido Arteixo.
A todo esto hay que añadir en Oleiros las glorietas de Santa Cristiana, Bastiagueiro y Santa Cruz, también muy susceptibles de sufrir embotellamientos. Parte del problema lo tienen las obras, porque hay siete grandes infraestructuras en marcha en la provincia, ya sea en autopistas, autovías o carreteras convencionales. Para prevenir en lo posible los atascos, tráfico recuerda que es mejor no circular de 16.00 horas a las 22.00 horas del jueves, entre las 09.00 y 14.00 horas del viernes y a partir de las 15.00 horas del domingo. Sin embargo, esperan que las complicaciones se den inevitablemente porque los pronósticos más optimistas apuntan a que habrá más de 420.000 desplazamientos en la red viaria gallega por el Primero de Mayo. Se espera importantes movimientos de vehículos desde primera hora de la tarde del jueves por el comienzo del periodo festivo, especialmente en la A-6 y la AP-9, así como en la A-52 y A-55, la N-550 y la N-634.  Ya desde el jueves se instalarán durante la tarde-noche medidas de ordenación y regulación del tráfico para favorecer la salida de vehículos de los grandes núcleos urbanos

Dispositivo
La Guarida Civil de Tráfico pondrá en marcha un amplio dispositivo, como es habitual y A Coruña será base de los helicópteros disponibles en este operativo, El helicóptero con radar de la DGT no sobrevuela las carreteras gallegas desde el pasado día diez cuando, durante una una exhibición en un colegio de Guitiriz, el piloto detectó un fallo en el motor izquierdo que le dejó incapaz  de despegar.
De esta manera, el famoso Pegasus, que es conocido por el gran alcance que tienen sus cámaras, quedó en el patio del centro escolar, protegido por unas vallas, hasta que cinco días más tarde fue trasladado a Madrid en un camión para reparar la avería. Tras los arreglos, está listo para participar en la operación salida de este puente.

La DGT señala en A Coruña tres puntos de riesgo para este puente