Dos mujeres resultan intoxicadas en un fuego en un piso de As Conchiñas

El suceso provocó gran expectación entre los vecinos de la zona patricia g. fraga
|

Una brasileña de más de 50 años ingresó ayer en el Complejo Hospitalario Universitario con quemaduras en el cuero cabelludo y síntomas de intoxicación por monóxido de carbono. Con ella entró su vecina de 14 años. Ambas fueron rescatadas de un incendio que se declaró en un domicilio del quinto piso del número 22 de la calle Fuente Álamo, en la plaza de As Conchiñas, y que obligó a evacuar toda la quinta planta.
Como constataron los dueños del piso, este quedó inhabitable por las llamas y el humo, de manera que las dos inquilinas que residían en él tuvieron que abandonarlo. Una de ellas, Carmen, explicó que había salido del domicilio antes de se declarase el fuego. Se especula con que pudo ser una colilla encendida el origen. Desgraciadamente, se inició en su habitación: “No me ha quedado nada, he perdido todas mis cosas y toda mi documentación”.
A pesar del disgusto, explicó en tono sereno que hace solo dos meses que había venido a vivir a ese piso y que su compañera de habitación, se pasaba el día conectada a internet y con cascos. “Tiene problemas de sordera, por eso no debió enterarse de nada hasta que fue demasiado tarde”, explicó la mujer de 60 años.
Al final, la mujer herida abrió la puerta y una lengua de fuego recorrió el pasillo. Los vecinos de enfrente notaron que algo ocurría y llamaron a los bomberos. En la misma planta había dos pisos más. En uno de ellos, un padre y una hija trataron de sofocar el fuego con toallas húmedas antes de ser evacuados por la ventana mientras que en el otro, una madre y su hija tomaron la decisión de coger el ascensor. “Sabíamos que no debíamos hacerlo, pero el fuego salía por las escaleras”. De hecho, el hueco de la escalera estaba techado con plástico que se había derretido por efecto del calor, pero fuentes de bomberos confirman que, de no ser porque el fuego estaba en la última planta, tomar el ascensor habría sido “mortal de necesidad”.

Dos mujeres resultan intoxicadas en un fuego en un piso de As Conchiñas